DIRIGIR EN EL SIGLO XXI: LAS LECCIONES QUE HOY NOS PODRÍA DAR PETER DRUCKER


El directivo actual pide mayor protagonismo a su personal pero se reserva el derecho a intervenir e interferir en su actividad. Se le pide crear un ambiente de mayor colaboración pero se le dice que puestos de privilegio y que tendrá que luchar contra otros por ganarse uno. Se le piden resultados pero no se le deja tomar las decisiones que considera más convenientes para conseguirlos.

Todo un conjunto de INCOHERENCIAS: ¡SIGUE SIENDO VÁLIDA LA AFIRMACIÓN DE DRUCKER!!! Me detengo hoy en todas esas cosas que creo que nos diría el padre del management.

"Gran parte de lo que llamamos gestión
consiste en hacer que sea difícil para la gente trabajar"

Peter F. Drucker (1909 – 2005)

UN RESUMEN…

Si Drucker viviera, captaría perfectamente el signo de nuestro tiempo y se daría cuenta de que SE IMPONE UN CAMBIO PROFUNDO EN LAS FÓRMULAS DE DIRECCIÓN Y ORGANIZACIÓN que debe emplear el ejecutivo eficaz. Drucker redivivo sabría que la labor de dirección debe desprenderse de su esencia de autoridad y que EL DIRECTIVO ACTUAL DEBE SER, ANTE TODO, UN FACILITADOR de la actividad responsable de su equipo.

También sabría que el liderazgo ya no debe ser sinónimo de ir a la cabeza, y del caduco y trasnochado “ordeno y mando”. Al contrario, nos diría que debe suponer la FORMACIÓN Y EL ESTÍMULO DEL EQUIPO para que cada cual despliegue su potencial TALENTO, se RESPONSABILICE de su labor, destaque en su EJECUCIÓN, y LIDERE SU ÁREA DE ACTIVIDAD con exquisita COORDINACIÓN Y ENTREGA. Un equipo sería, por así decirlo, una versión benévola de la Hidra de Lerna, la serpiente de múltiples cabezas de la mitología griega.

…Y UNAS REFLEXIONES.

El mundo (empresarial) que conoció el gran pensador que fue Drucker ya va distando de parecerse al actual. Sin embargo, Drucker DESENTRAÑÓ COMO NADIE EL MUNDO DE LA GESTIÓN DE EMPRESAS de su tiempo y tuvo una formidable CLARIVIDENCIA PARA VISUALIZAR LA EVOLUCIÓN Y LOS RETOS A LOS QUE SE IBA A ENFRENTAR LA LABOR DE DIRECCIÓN Y ORGANIZACIÓN Tanto que, pasado el tiempo, aún siguen siendo válidas muchas de sus afirmaciones y planteamientos, especialmente en lo que se refiere a las DEFICIENCIAS DE LOS VIEJOS MODELOS DE DIRECCIÓN que todavía mantenemos vivos y a los PRINCIPIOS que deberían estar presentes.

Si Drucker resucitara diría que hemos mejorado poco en lo que se refiere a la labor de dirección. Es cierto que, de tanto en tanto, apañamos una moda (pasajera siempre) que disimula alguna de las CARENCIAS DE NUESTROS VIEJOS PLANTEAMIENTOS Y HÁBITOS, y que beneficia más a nuestra imagen que a nuestras prácticas y resultados: algo queda pero el fondo sigue siendo el mismo. Además, si Drucker conociera el mundo, tal y como es ahora, adaptaría su mensaje original. Lo haría con la misma genialidad con la que actuó siempre y no vería con malos ojos las NUEVAS FÓRMULAS ORGANIZATIVAS Y DE DIRECCIÓN que se están desarrollando y poniendo en práctica en empresas pioneras de los países desarrollados. Ahí está el futuro.

Concretamente, y entre otras, Peter Drucker se quejaría de que SEGUIMOS HACIENDO DIFÍCIL QUE LA GENTE PUEDA TRABAJAR. No es que queramos impedir a la gente que trabaje, que no van por ahí los tiros de lo que dijo el maestro. Lo que vino a decir es que NO DEJAMOS QUE LA GENTE DESPLIEGUE SU RESPONSABILIDAD, SU TALENTO, SUS METODOLOGÍAS… ¡Y SUS RESULTADOS! Nuestra natural DESCONFIANZA por todo lo que no sea nuestro ego nos impide dejar que la gente haga las cosas como considere más oportuno, sin exigir que se haga de la forma que nosotros estimamos más adecuada. Aún más: NO PODEMOS ESPERAR A LOS RESULTADOS, no vaya a ser que, al final, sus opciones sean más exitosas que las nuestras.

Debería darnos un ataque de HUMILDAD y deberíamos hacer una REVISIÓN CRÍTICA Y HONESTA de nuestra labor como directivos. Deberíamos analizar hasta qué punto seguimos necesitando enseñar a nuestro personal cómo deben atarse los zapatos (cuando han tenido una formación que supera con creces lo que necesitan para laborar). Y deberíamos reconocer con extremada SINCERIDAD en qué grado seguimos INTERFIRIENDO GRATUITA Y OBSTINADAMENTE EN LA LABOR DE NUESTRO EQUIPO (para terminar de echarle la culpa cuando las cosas no salen bien)

Si Peter Drucker reviviera ya no definiría la labor del ejecutivo eficaz como lo hizo en su día. Ya entonces no le valía el “ordeno y mando porque para eso soy el jefe” que sigue imperando en tantas empresas hoy en día. Pero hoy mediría la eficacia de su directivo en función de otros parámetros. Drucker habría comprendido perfectamente que ya en nuestros días, y cada vez más en el futuro, EL DIRECTIVO TIENE QUE SER UN CRÍTICO, UN ENTRENADOR Y, ESPECIALMENTE, UN FACILITADOR DE TODO LO QUE NECESITA UN EQUIPO PARA REALIZAR CON MAESTRÍA SU LABOR. Y lo divulgaría con la recomendación de que NO SE REALICE ESTA LABOR IMPONIENDO AL EQUIPO UNA FORMA DE ACTUACIÓN, aunque sí le haría ver la necesidad de OBTENER UNOS RESULTADOS, DE SERVIR A UNOS VALORES Y CLIENTES, Y DE PRESERVAR UNAS PRÁCTICAS DE GESTIÓN Y ORGANIZACIÓN EFICACES. Estas prácticas de gestión que APROVECHAN EL TALENTO INNATO QUE HAY EN TODOS. En este contexto estaría seguro de que la labor de la empresa sería premiada con la creación de RIQUEZA Y BIENESTAR.

¿Qué pasa con el LIDERAZGO? ¿Se mantiene vigente? Por supuesto. Pero OLVIDÉMONOS DE LOS LÍDERES CLARIVIDENTES QUE GUÍAN A SU PUEBLO IGNORANTE. El liderazgo será, cada vez más, cuestión de prestigio intelectual y ético, no de fuerza o de arrogancia. Más que decisores sobre los siguientes pasos a dar, serán EDUCADORES Y GUÍAS EN EL NOBLE ARTE DE TOMAR DECISIONES. Esta es la clave. Y ya estamos tardando…

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)

Comentarios

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO