EMPRENDIMIENTO DIRECTIVO: UNA COMPETENCIA BÁSICA EN EL ARTE DE DIRIGIR

¿QUÉ ES LO QUE NO SE EXPLICA CUANDO SE HABLA DEL ARTE DE DIRIGIR? ¿QUÉ DESTREZAS DEBERÍAMOS INCORPORAR A NUESTRO "BUEN HACER" PARA AFRONTAR CON MAYORES GARANTÍAS DE ÉXITO LA LABOR DE DIRECCIÓN Y EVITAR, DE ESTA MANERA, PELIGROSAS IMPROVISACIONES?

"Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada"

Antoine de Saint-Exupery (1900 - 1944)


"No se trata de una personalidad magnética, eso puede ser sólo
facilidad de palabra. Tampoco de hacer amigos o influir sobre
las personas, eso es adulación. El liderazgo es lograr que las miras
apunten más alto, que la actuación de la gente alcance el estándar
de su potencial y que la construcción de personalidades supere
sus limitaciones personales"

Peter Drucker (1909 - 2005)


Se nos repite hasta la saciedad que en EL ARTE DE DIRIGIR debemos saber gestionar RESPONSABILIDADES Y OBJETIVOS, así como RECURSOS Y PERSONAS, ORGANIZÁNDOLO todo de tal manera que consigamos MINIMIZAR EL CONSUMO DE INPUTS, MAXIMIZANDO LOS RESULTADOS, todo ello en un ENTORNO CAMBIANTE que debemos conocer y al que debemos ADAPTARNOS RÁPIDAMENTE (o ANTICIPARNOS, como comento en otro escrito aún no publicado)

Con todas estas ideas claras -y unas cuantas más- nos adentramos en las labores de dirección para terminar comprobando que, AÚN HACIENDO TODO BIEN, ALGO FALLA. En esos momentos, el desconcierto se apodera de nosotros: estamos luchando contra algo que, a priori, desconocemos, en una batalla desigual. Estamos condenados a IMPROVISAR, uno de los ingredientes que anticipan una futura DERROTA.

Después de tantos años dirigiendo equipos -también improvisando, perdiendo unas batallas y ganando otras- he llegado a visualizar con cierta claridad la PARTE QUE NO SE EXPLICA del arte de dirigir, aunque mentiría si dijera que nadie, hasta ahora, ha tocado, aún de forma tangencial, sus rasgos distintivos.

¿QUÉ ES LO QUE NO SE EXPLICA CUANDO SE HABLA DEL ARTE DE DIRIGIR? ¿Qué DESTREZAS deberíamos incorporar a nuestro "buen hacer" para afrontar con mayores garantías de éxito la labor de dirección y evitar, de esta manera, peligrosas improvisaciones?

Como PLANTEAMIENTO DE PARTIDA y corolario de lo que voy a comentar, diré que UN DIRECTIVO ES UN EMPRESARIO EN TODA REGLA. Y, como tal debe plantearse su labor directiva, aunque su cliente no esté en el mercado ni él mismo sea el propietario de los recursos que gestiona. De esta manera, un directivo: 
  1. Debe tener UNA IDEA DE CÓMO SE CONFIGURA SU LABOR DE DIRECCIÓN en el mundo en el que vive. Debe conocer sus PUNTOS FUERTES y sus PUNTOS DÉBILES como directivo. Debe saber qué es lo que cualquier empresario le puede pedir. Y, para no improvisar, debe plantearse un PROYECTO PATRÓN que pueda ADAPTAR CON RAPIDEZ Y EFICACIA al proyecto empresarial en el que se embarque (o esté embarcado)
  2. Debe saber VENDER su proyecto, tanto respecto de la VISIÓN de futuro que tiene, como de la MISIÓN que puede desempeñar para beneficio de la empresa donde presta sus servicios, o como de la ESTRATEGIA GANADORA a desarrollar en su área de actuación. No vale con sentarse en una silla y esperar a que alguien le diga que ha hecho mal algo o que atienda a determinados objetivos. En otras palabras, EL DIRECTIVO DEBE SER EL MOTOR FUNDAMENTAL DE SU PROPIA ÁREA, siempre encuadrándose dentro del proyecto de empresa al que sirve.
  3. Además, DEBE SABER EL "CÓMO". Debe saber cómo dar vida a su estrategia de largo plazo (inscrita en la estrategia empresarial, por supuesto); DEBE SABER QUÉ ES LO QUE NECESITA para llevarla a cabo con éxito. Este es UNO DE LOS GRANDES REQUISITOS OLVIDADOS EN LA LABOR DE DIRECCIÓN: los directivos creen que deben adaptarse "a lo que hay", a los medios que previamente se han puesto a su disposición. De esta manera, se olvida de que siempre deben plantear una ALTERNATIVA GANADORA y que debe saber venderla y llevarla a cabo. En la realidad, TANO SUELE OLVIDARSE ESTE ASPECTO FUNDAMENTAL QUE ES UNO DE LOS PUNTOS DÉBILES MÁS HABITUALES DE UN DIRECTIVO.

Como se puede comprobar, lo que aquí menciono forma parte de una "MENTALIDAD DIRECTIVA", de una manera de entender y afrontar la labor de dirección. Realmente son REQUISITOS PREVIOS que DEBEN MANEJARSE CON SUFICIENTE HABILIDAD ANTES DE LANZARSE A LA ARENA DE LA DIRECCIÓN. Algo que normalmente, en mi experiencia, no suele ocurrir, por lo que el improvisado directivo tiene que ir aprendiendo sobre la marcha, a trompicones y con graves costes, tanto económicos como de viabilidad de sus empresas.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Comentarios

  1. Incluso sin ser directivo, cada profesional puede tomar y hacer suyas estas premisas, creo que sería un buena forma de llegar a la excelencia profesional que aún algunos pretendemos conseguir. Creo que en cualquier trabajo uno puede llegar a ser líder, a ser un valioso recurso y un excelente profesional. Otra cosa será que otros lo reconozcan o no, pero ahí no me meto. Profesionalmente creo que llegar a la autorrealización es un sueño que debemos conquistar a diario.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Correcto en lo que dices, Ruth. El lider lo es por impulso propio, más por el empuje de su instinto que por el de su voluntad. Y el lider no nace pero en todo ser humano hay un lider en potencia que puede llegar a madurar o no, en función de muchas y diversas circunstancias.

    Todos, además debemos, procurar nuestra autorealización, como seres humanos, en todas las vertientes de nuestra vida. Es una condición imprescindible para nuestra felicidad.

    Muchas gracias, amiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO