EL TALENTO TAMBIÉN PINTA CANAS: REFLEXIONES EN TORNO A ESTE PRECIADO BIEN


Es cierto que el ímpetu de la juventud exprime la creatividad y el talento cuando la energía se pone en juego. Pero no es menos cierto que el talento es un VALOR ACUMULATIVO. Y como la Constitución, NO HACE DISTINCIONES de edad, sexo, ideología, creencias religiosas…
Por desgracia, se nos pasa por alto demasiado a menudo…

“El secreto de la genialidad es conservar
el espíritu del niño hasta la vejez:
nunca perder el entusiasmo”

Aldous Huxley (1894 - 1963)


Pero dudo que haya alguien que realmente crea que el talento depende de la edad. Si se valora más la juventud y el talento joven es por su ímpetu (que es conveniente encauzar con unas buenas dosis de madurez) y por su bisoñez. Es cierto que se desconfía del talento que viste canas, pero NO POR SU FALTA DE POTENCIAL Y SABIDURÍA, sino porque es menos maleable.

Si viviéramos en una sociedad en la que primara la GENEROSIDAD y se compartiera trabajo y toma de decisiones (el poder, dicho con claridad) en sana colaboración, todo sería diferente. Cada cual desplegaría su talento sin estorbos y tendría el protagonismo que se merece sin que se le pusieran trabas. Todos podríamos disfrutar de nuestro momento de gloria en SALUDABLE CAMARADERÍA.

Pero el ser humano parece que ha nacido para COMPETIR CON TODO y para ACUMULAR SIN LÍMITE, aunque sea a costa de poner en peligro todos los delicados equilibrios habidos y por haber, empezando el de su propia psique y terminando por el del planeta.

Que nadie se engañe, LA MATERIA PRIMA DEL TALENTO LA TENEMOS TODOS, aunque, como en ocasiones, la madurez le va dando consistencia. Pero el talento NECESITA UN CATALIZADOR para despegar, y ese es el PROPÓSITO DE VIDA de la persona, aquello que la inspira, la llena de ilusión y la dota de fuerza y constancia.

Es cierto que hay seres humanos especiales con unas habilidades innatas más desarrolladas, que despuntan de las del resto. Pero eso no predetermina nada. EL TALENTO SOLO SURGE ALLÁ DONDE HAY UN SER HUMANO DISPUESTO A UTILIZAR SUS HABILIDADES, sean mayores o menores. En el largo plazo (en el largo recorrido de una vida) pesa mucho más la NOBLEZA DEL PROPÓSITO Y LA FUERZA DE LA CONSTANCIA que las habilidades innatas. Es el tiempo el que va dando forma a nuestras posibilidades en paciente obrar y lento enriquecimiento. Para el talento, como para casi todo, de poco valen los ocasionales momentos de intenso brillo o las prisas del momento: tan solo son destellos que apenas dejan un rastro en el camino.

Quien tenga un propósito tan noble como para inspirar su vida entera que DESTILE EL TIEMPO CON SERENIDAD, ESFUERZO Y CONSTANCIA: es solo cuestión de esperar a que obtenga su PREMIO para que lo disfrute con humildad y discreción (en familia, sea de sangre o laboral). Justo como verdaderamente se disfruta todo lo bueno de la vida.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)

Comentarios

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO