ÉTICA Y ORGANIZACIÓN: LA VERDADERA REVOLUCIÓN (POSITIVA)


“La verdad jamás daña una causa que es justa”

Mahatma Gandhi (1869 – 1948)


Todos nos hallamos ENTUSIASMADOS CON ESA REVOLUCIÓN QUE ES LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL de nuestro mundo. Debemos de reconocer que los pasos que se están dando son admirables, tanto por la gran cantidad de talento que se ha puesto en juego como por las enormes posibilidades que crea para la vida y el bienestar del ser humano. NOS PODEMOS SENTIR ESPECIALMENTE ORGULLOSOS DE ESTE PROGRESO EXPONENCIAL que se ha producido y cuyo principal punto de apoyo ha sido (no debemos obviarlo) los avances que se han conseguido en la sociedad y la empresa: en su mentalidad y en su organización. NO HAY CASUALIDADES SINO CAUSALIDADES, como se suele decir.

El equilibrista Nik Wallenda en las catarátas del Niagara
Sin embargo, como ya he comentado en otras ocasiones, no podemos olvidar que EL PROGRESO QUE ESTAMOS VIVIENDO TIENE TAMBIÉN SUS RIESGOS. Cualquier herramienta puede ser bien o mal utilizada, creando, en este caso, desigualdades o injusticias que perjudiquen a una parte importante de la humanidad o, incluso, que hagan colapsar todo el sistema (ver, por ejemplo, el excelente artículo de Xavier Ferrás “Robots, desempleo masivo y feudalismo tecnológico”, que describe una lógica perfectamente posible). EN LOS PRÓXIMOS AÑOS Y DÉCADAS ASISTIREMOS A DESAFÍOS ESPECIALMENTE COMPROMETEDORES; desafíos que se circunscribirán especialmente en el terreno de la ética pero que afectarán a todos los ámbitos del desenvolvimiento humano, incluyendo la actividad económica.

No me cabe ninguna duda de que estos desafíos, SI SE ENCAUZAN DE FORMA ADECUADA, PERMITIRÁN UNOS CAMBIOS REALMENTE REVOLUCIONARIOS en la forma en la que nos relacionamos los seres humanos, tanto a nivel social (convivencia en nuestra sociedad) como a nivel empresarial (la forma en la que colaboramos para crear riqueza).

LA TECNOLOGÍA, EN ESTE CASO, SERÁ LA LANZADERA que permitirá al ser humano proponerse horizontes impensables hasta hace muy poco, y conseguir avances exponenciales en su capacidad de generar bienestar. Pero el ser humano se tiene que LIBERAR TAMBIÉN DE LOS FALSOS ÍDOLOS Y DE LOS HÁBITOS NEGATIVOS que la mentalidad de la era industria trajo también consigo y que han sido una rémora a la hora de alcanzar mayores logros aún. De no hacerlo así, los beneficios del progreso quedarán confinados a una elite, el talento no se desplegará en todo su potencial, la libertad y la prosperidad serán un sueño para la mayoría y el daño que estaremos produciendo a nuestro ecosistema seguirá avanzando sin control.

Cuestiones como el acceso sin cortapisas a una educación de máxima calidad (como primer y principal valedor de la igualdad de oportunidades), la eliminación de intereses corporativos que frenan el ascenso de los mejor preparados (que “haberlos, haylos”, por mucho que miremos para otro lado), el culto al éxito a cualquier precio, la necesidad de guardar unas apariencia de éxito y riqueza, pase lo que pase, la obsesión por el consumo como forma de ocio o el daño que hacemos al medio ambiente con nuestra forma de vida, entre otras cuestiones, deben ser VENTILADAS, AFRONTADAS, DEBATIDAS Y CONSENSUADAS PARA SER SUPERADAS y no convertirse en un insalvable obstáculo.

Para ello DEBEMOS VIVIR EN SOCIEDAD SOBRE LA BASE DE VALORES MÁS SANOS Y HONESTOS. DEBEMOS ORGANIZAR NUESTRA SOCIEDAD SOBRE NUEVOS O RENOVADOS PILARES, de la misma forma que debemos organizar nuestra actividad económica sobre planteamientos que modifiquen la forma en la que hacemos empresa y creamos riqueza. El ser humano, sigue siendo el protagonista de todo ello: no lo son las máquinas, ni lo son seres ajenos a nosotros.

IDEAS RENOVADAS DARÁN LUGAR A FORMAS DE RELACIONARNOS Y ORGANIZARNOS TAMBIÉN RENOVADAS. Nuevas energías y magnificas posibilidades se abrirán ante nosotros solo si somos capaces de hacer ese salto en el vacío (que ya hemos hecho en anteriores ocasiones) para transformarnos en OTRA VERSIÓN, MEJORADA, DE NUESTRA PROPIA HUMANIDAD.

Una nueva era nos espera y nosotros estamos llamados a decidir el umbral de qué puerta queremos atravesar.

Seguiremos concretando y analizando alternativas...

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)

Comentarios

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO