EL ÉXITO NUNCA ES FRUTO DEL AZAR:
SABER ACOTAR, ESTRUCTURAR, DESTILAR, MODELAR Y PILOTAR (*)


Cualquier realidad dinámica (como una empresa) es un SISTEMA normalmente formado, a su vez, por sistemas e integrado en otros sistemas: toda una RED DE COMPLEJIDAD QUE DIFICULTA SU GESTIÓN. Cuando nos proponemos actuar sobre un sistema para obtener un resultado debemos acotar la realidad, estructurar la información, destilar el conocimiento, conformar un modelo y “manipularlo” con maestría. Toda una labor de diestro pilotaje. Bon voyage!

“La vida es complejidad y casi siempre complicaciones”

Fernando Savater (1947 - …)

“El pez rojo no puede concebir la complejidad de los océanos
desde la quietud de su acuario”

Yasmina Khadra (1955 - …)


Cuando asumimos la responsabilidad de sacar adelante un reto, una actividad o un resultado (empresarial o no) solemos enfrentarnos a una REALIDAD COMPLEJA QUE DEBEMOS DOMINAR CONCEPTUALMENTE: conocerla y comprenderla. Solo después podremos actuar con suficientes garantías de éxito.

Estructurar y aprehender la realidad implica una serie de exigencias que resultan extremadamente complejas pero que ADECUADAMENTE AFRONTADAS NOS PONEN EN UNA PRIVILEGIADA POSICIÓN para alcanzar el éxito:
  1. RECOPILAR toda la información relevante
  2. ORDENAR la información de tal manera que el resultado permita descomponer y, de ser necesario, jerarquizar sus elementos en círculos de homogeneidad.
  3. ESTABLECER LA LÓGICA DE TODO EL CONJUNTO en base a la interrelación entre los elementos integrantes, fundamentalmente de tipo causal (relaciones causa-efecto cruzadas), teniendo en cuenta los diferentes estados que puede adoptar cada elemento (por ejemplo, las diferentes actitudes que puede adoptar una persona ante una situación)
  4. DEFINIR LA DINÁMICA DEL SISTEMA, la lógica de sus movimientos y de sus reacciones ante cambios, tanto en su entorno como en su composición interna. Al llegar a este punto, es justamente cuando LA INFORMACIÓN PASA A SER CONOCIMIENTO; cuando los datos pasan a ser HERRAMIENTAS DE CONQUISTA DEL FUTURO.
De esta manera, conociendo adecuadamente la realidad sobre la que queremos intervenir, podremos conseguir HACER MÁS PREVISIBLE EL FUTURO y alcanzar dos objetivos básicos:
  1. TOMAR DECISIONES OPERATIVAS (TÁCTICAS, en el corto plazo) con mayores garantías de que sean eficaces y minimicen efectos secundarios no deseados.
  2. SELECCIONAR LAS ESTRATEGIAS MÁS ADECUADAS en función de las metas y objetivos deseados, y establecer los planes de acción más convenientes en el largo plazo. Sin olvidar que el éxito será el resultado de un acertado conocimiento del sistema en el que nos movemos y no de nuestras supuestas dotes adivinatorias.
De alguna manera, lo que hacemos es CONSTRUIR UN MAPA DEL TERRITORIO o, mejor dicho, un MODELO / esquema del funcionamiento de la realidad. Sería algo similar (que no igual) a elaborar un MANUAL DE FUNCIONAMIENTO de cualquier máquina, pero teniendo en cuenta que es muy posible que la realidad sea un sistema mucho más complejo debido al número de ELEMENTOS intervinientes, a los ESTADOS que estos pueden adoptar, y a las RELACIONES que se pueden establecer entre ellos en función de su número y estados posibles.

Una vez que sabemos cómo debemos maniobrar ¿TODO RESULTARÁ SENCILLO? EN ABSOLUTO. Una cosa es saber qué debemos hacer y otra, muy diferente, hacerlo bien. Tratándose de realidades o entornos complejos (como el del mundo empresarial) queda lo más difícil: ser lo suficientemente diestros como para RECOPILAR LA INFORMACIÓN Y CONVERTIRLA EN CONOCIMIENTO RELEVANTE. Si hacemos caso de las estadísticas referidas al lanzamiento de negocios, nuestra destreza es limitada: aproximadamente, un 50% de los negocios muere durante el primer año de vida, y el 80% durante los primeros cinco años. En una abrumadora mayoría de los casos la causa suele ser un proyecto (visión, proyección) mal planteado. Dicho de otro modo, no se alcanzó el CONOCIMIENTO necesario para tomar las DECISIONES más adecuadas y DISEÑAR UNOS PLANES exitosos.

Cuando decidamos EMPRENDER (sea en el entorno que sea, que no solo tiene por qué ser en el de creación de empresas) debemos saber cómo ENFOCAR nuestros pasos, evitando que la improvisación adquiera un papel protagonista. Los consejos que he dado aquí orientan ese TRABAJO PREVIO a la puesta en marcha de un proyecto y permite, posteriormente, avanzar con mejor criterio en lo que muchas veces resulta ser una confusa realidad.
(*) Dado que no me voy a extender más, una aclaración sobre ese último paso: pilotar. Pilotar supone actuar (unas veces siguiendo un plan y otras improvisando, cuando el plan tenga lagunas o no resulte suficientemente válido), controlar, reconducir y perfeccionarse. También tiene su alto grado de complejidad. Justo aquello de lo que gustan los artistas. Y es que emprender es todo un arte…
Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)

Comentarios

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO