¡A MUERTE…! (EN TORNO AL LIDERAZGO -1 de 2-)

“Yo no soy lo que me sucedió, soy lo que decidí ser”
Wilder Marca Tello

“Mis jugadores y mis asociados no tienen por qué gustarme, pero como líder tengo que apreciarlos. El aprecio es lealtad, el aprecio es espíritu de equipo, el aprecio respeta la dignidad del ser humano. En esto consiste la fuerza de cualquier organización”
Vince Lombardi


Por mucho que parezca el título de una novela de acción, este ensayo no trata de tales asuntos sino de uno de los factores que más fortalece a cualquier organización human: el liderazgo. Me meto directamente “en harina”.

Un líder no lo es por la designación de alguien, ni lo es por ocupar un puesto en una jerarquía, ni lo es por tener un cargo que empiece por “jefe”, “director” o algo parecido. Un líder lo es por ser reconocido como tal; lo es por ser el depositario de la confianza de aquellos que le siguen, tanto en la visión de futuro que propone, como en la rectitud de su actuación, como en el compromiso en compartir dicho futuro, sea este cual fuere. Por muy cómico que nos resulte, esto nos recuerda a la típica fórmula con la que se sacraliza el matrimonio: “en lo bueno y en lo malo (…) hasta que la muerte nos separe”, y realmente es algo parecido. El compromiso entre el líder -reconocido como tal- y sus seguidores dista de ser meramente coyuntural y se fundamenta en un sólido nexo de unión a prueba de adversidades.

No hay líder sin una visión seductora, ni hay líder sin una estrategia creíble, ni hay líder sin una firme determinación, ni hay líder sin una estricta justicia, incluso tampoco hay líder sin el generoso perdón que permite superar situaciones puntualmente conflictivas, cuando éstas se presentan. Tampoco hay líder sin un esfuerzo titánico, no hay líder sin un compromiso inquebrantable y no hay líder cuando, por faltar alguno de los anteriores factores, no se cimienta en una sólida confianza. Confianza, esta es la palabra clave (en el medio laboral y en cualquier relación humana).

El liderazgo por excelencia se establece en los enfrentamientos entre grupos humanos que pueden acabar con la muerte de alguno de sus miembros –esa experiencia tan terrorífica y deplorable que englobamos bajo la denominación de “guerra”, aunque puede tomar muchos nombres-. Y digo que en ese contexto se define el liderazgo por excelencia porque la diferencia entre tener un buen líder o un mal líder puede dar lugar a que el equipo sobreviva o sea exterminado. Un equipo mal liderado está abocado a la derrota. Por el contrario, un equipo con un líder que ejerce con destreza el liderazgo, tendrá todo de su parte, incluso hasta la suerte (soy de los que piensan que en esta vida hasta la suerte nos la debemos ganar). Un líder que desconfíe de sí mismo o de su equipo es una mera figura decorativa. Por el contrario, un líder firme dispuesto a entregar lo mejor de sí mismo y a correr la misma suerte de sus seguidores tendrá a su equipo dispuesto para seguirle a muerte (este es el título de este ensayo).

Y por hoy, nada más. Terminamos con la próxima entrega.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected


Liderazgo. Frases que describen a un líder
(por Augustusuribe)

Unas cuantas frases muy interesantes y un poco de música para facilitar la digestión...

Comentarios

Lo + visto

¿PREVISIONAL O PROSPECTIVA? ¿CÓMO DEBEMOS ENFOCAR EL DISEÑO DE NUESTRA HERRAMIENTA DE PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA?

DARLE AL COCO EN AGOSTO. LA CRUCIAL IMPORTANCIA DE UNA ADECUADA LABOR ORGANIZATIVA

¿PREVISIONAL O PROSPECTIVA? 2.- ¿QUÉ FACTORES SE HAN DE TENER EN CUENTA PARA DISEÑAR NUESTRA HERRAMIENTA DE PLANIFICACIÓN?

VERSATILIDAD: UNA COMPETENCIA ESENCIAL PARA CONSTRUIR UN FUTURO DIFERENTE Y MEJOR

SINTONÍA E ARMONIA: CANZONE DI ECCELLENZA (SINTONÍA Y ARMONÍA EN EL TRABAJO EN EQUIPO)

LA IMPORTANCIA DE TENER UN PROPÓSITO (1)