lunes, 11 de mayo de 2009

LA IMPORTANCIA DE TENER UN PROPÓSITO (1)

Dedicado con gran cariño a Ángel Fresneda, un grandísimo profesional de los
Recursos Humanos, que ha sido para mí una gran fuente de inspiración
y el principal motivo para que hoy me esté ocupando de estos menesteres.


Where the Hell is Matt? (2008)
(por mattharding2718)

Este es un gran ejemplo de propósito en la vida. No puedo imaginar lo mucho que se habrá gastado esta persona, ni la gran cantidad de tiempo que le habrá llevado filmar y hacer este video. Pero este video -de tan solo 4:29 minutos que, en casi once meses, ha sido visto más de veintiún millones de veces- estoy seguro que ha hecho -y hace- feliz a su inventor… ¿o no?



Llegó la hora de remangarse y “meterse en harina”. ¡Uffff! Siento decir que en este viaje habrá que empezar por el principio e ir desde lo general a lo concreto y de lo esencial a lo accesorio, aunque nos tengamos que poner un poco “filosóficos”. Si así lo hacemos ahora, esos pocos y difíciles planteamientos a los que lleguemos harán que todo lo que viene después sea más fácil. Por tanto, invito a reflexionar sobre una serie de cuestiones que puede ser decisivas para enfocar nuestra vida laboral. Aquellas que tienen que ver con el buen rumbo y destino de nuestras iniciativas. Está en juego un tercio de nuestra vida.

Y ya que es bueno empezar por el principio, habrá que referirse a aquello que da sentido a nuestra vida, ya sea a nuestra vida laboral, a nuestra vida privada, o cualquiera de esas otras inútiles parcelas en las que podemos fragmentarla. Y digo inútiles porque la vida es una e indivisible, por lo que dividirla en compartimentos estancos -en ridículos trocitos de algo así como una tarta de chocolate- es el mayor error que podemos cometer. Seguramente, esta es la fuente de nuestros mayores equívocos y la razón de que perdamos el buen rumbo.

¿Y qué da sentido a nuestra vida? Sencillo: aquello por lo cual sentimos que merece la pena vivir, levantarse, andar, esforzarse hasta el dolor, pasar por situaciones realmente difíciles, asociarse, compartir la vida -buenos y malos momentos-, arriesgar todo –incluso la propia vida-, abandonarlo todo para empezar de nuevo…

¿Y cómo sabemos que algo da sentido a nuestra vida? Precisamente por lo que acabo de señalar: porque aún en la peor de los escenarios posibles, ese algo nos sigue moviendo sin descanso, nos hace sentirnos seguros de lo que hacemos y de nosotros mismos, y nos reporta un sinfín de alegrías… ¡aún en la peor de las situaciones! Y es que -dando la vuelta a una famosa frase de Salvador Allende- en la vida, más importante que tener un buen motivo para vivir, es necesario tener claro que es aquello sin lo cual, la vida pierde su sentido; porque cuando la vida pierde su sentido se convierte en algo realmente ingrato.

¿Y, hablando más concretamente, que es eso que da sentido a nuestra vida? Un buen propósito -o propósitos-. Aquellos propósitos que iluminan nuestro sendero en cualquier momento de nuestra vida; aquellos propósitos que nos hacen sentirnos especiales; aquellos propósitos que -por sí mismos- nos hacen tener una gran motivación para trabajar por conseguirlos; aquellos propósitos que -al dedicarles nuestro tiempo y esfuerzo- no los sentimos como una obligación; aquellos propósitos que –más allá de las continuas dificultades coyunturales- se convierten en una fuente de satisfacciones y alegrías; aquellos propósitos que nos hacen sentir optimistas al pensar en el futuro –por muy negro que se presente-; aquellos propósitos que nos hacen vivir positivamente la vida. Y siento mucho tener que decir que cada cual tiene los suyos y que, si no los tiene, los debe buscar por si mismo y en sí mismo. Y aquí no hay reglas mágicas.

¿Y cómo afecta esto al trabajo? Eso lo dejamos para otro día, que hasta yo me canso con un tema tan espesito…

MyFreeCopyright.com Registered & Protected



2 comentarios:

  1. ...el dolor es un estímulo que impulsa una reacción, una reacción estimula una obligación y una obligación es la reacción a una inquietud. Para conseguir lo que queremos no es necesario basarse en el dolor, pero es cierto que no siempre las cosas salen como las deseamos. Hay que levantarse una y otra vez, amén de los posibles “incordios” de la vida, profesión o lo que uno se encuentre en el camino hacia lo que busca, nadie dijo que fuera fácil. Seguir trabajando en aquello que anhelas, es la motivación para poder hacer que no advirtamos las dificultades del camino.

    Esto se entiende por el simple hecho de poder hablar, comprender y compartir las inquietudes con los que pueden aportar algo a tu vida, profesión o lo que uno se encuentre en el camino...

    ResponderEliminar
  2. Para el que no hace nada no pasa el tiempo, está como muerto

    Vive, lucha, busca el camino del conocimiento, porque en la sabiduría reside la respuesta, la liberación de todo bien, y todo mal, la comprensión de la vida y la muerte.

    Templanza, sacrificio, constancia, motivación y superación personal.El camino es en si mismo un fin. Solo intentarlo merece la pena, al
    menos te quedan un montón de amigos y vivencias

    ResponderEliminar

DEJA AQUÍ CUALQUIER CONSULTA, COMENTARIO O SUGERENCIA QUE DESEES REALIZAR. TAMBIÉN SEGUIRÉ ATENDIENDO CUALQUIER CONSULTA POR CORREO (contactar.em@gmail.com)