GESTIONAR BIEN, NI ES FÁCIL NI SALE GRATIS, PERO ES MÁS QUE RENTABLE


Y ahí está el quid de la cuestión: si buscas la rentabilidad por sí misma te perderás en el bosque. Si te empeñas en realizar UN TRABAJO BIEN DISEÑADO, EJECUTADO Y CONTRASTADO, la rentabilidad llegará sin haberla buscado. El motor impulsor de todo ello seréis las PERSONAS, bien posicionadas, y un PROPÓSITO que merezca la pena y que os una. Finalmente, SOLO UNA BUENA SOLUCIÓN ORGANIZATIVA, completa, equilibrada y cohesionada, permitirá aunar y enfocar todas las energías de forma armónica para configurar un PROYECTO EXITOSO.


“La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad.
La última es dar las gracias.
Entre ambas circunstancias, el líder es un sirviente”

Max De Pree (1924 - …)


Si diriges un negocio, un departamento o un equipo, no te obsesiones con el gasto, ni con las ventas, ni con la productividad, ni andes persiguiendo a tu personal para ver que hace en cada momento: ¡No te andes por las ramas! Haz bien todo lo que sea preciso hacer escrupulosamente bien. Algunas RECOMENDACIONES:
  • Cuenta con buenos, cuidados y motivados PROFESIONALES. Pero no les llames empleados, llámales ALIADOS y trátales como tal.
  • Busca la EXCELENCIA EN LA EJECUCIÓN poniendo en juego la RESPONSABILIDAD, la PLANIFICACIÓN y la CREATIVIDAD de todos. Todos queremos brillar y eso es bueno para cualquier proyecto. Así que no permitas las luchas de poder, que tanto mutilan el talento y malgastan las energías. De hecho, si quieres resultados asombrosos, diluye las pesadas y paralizantes ESTRUCTURAS DE PODER, y sustitúyelas con una red de COMPROMISOS DE ALTO NIVEL en un contexto CLIENTE-PROVEEDOR dentro de la CADENA DE VALOR.
  • Deja en manos del cada cual las RESPONSABILIDADES que sean pertinentes. Si es necesario da el ENTRENAMIENTO adecuado. Pero una vez que delegues, DATE LA VUELTA Y CONFÍA. Si hay alguna función para la que no encuentras alguien en quien confiar plenamente entonces el problema eres tú: revisa como enfocas la labor de dirección y corrige. Postulado básico: dirigir es formar, orientar, motivar y facilitar. En definitiva: servir.
  • Para las actividades repetitivas y los procesos cíclicos, diseña unos PROCEDIMIENTOS DE TRABAJO QUE SEAN LO MÁS SENCILLO POSIBLE de ejecutar. Deja que sea la tecnología, y sus enormes posibilidades, la que absorba lo más complejo, repetitivo y tedioso del trabajo. La mente humana debe especializarse en sacar fruto a su INGENIO.
  • No busques la información: monta un sistema que haga que la INFORMACIÓN LLEGUE A CADA CUAL DE FORMA OPORTUNA Y FIABLE. Y asegúrate de que tú también generas y difundes suficientemente la información que te afecta. LA INFORMACIÓN NO SOLO SON DATOS, SOBRE TODO ES INTERPRETACIÓN, ESPECIALMENTE DE QUIENES LA CREAN, TRABAJANDO LA FUENTE, Y DE QUIENES LA INTEGRAN EN EL CONTEXTO GENERAL DE LA EMPRESA. Crea un entorno donde se comparta generosamente la información y no dejará de sorprenderte las ventajas que puede llegar a reportar.
  • Realiza una escrupulosa “ESCUCHA 360°”, para enterarte bien de lo que ocurre dentro y fuera de tu negocio, evitar daños en ciernes y aprovechar las oportunidades que se presenten. ¡Qué no te pillen cazando moscas!
  • Ten CONTENTOS A TUS CLIENTES (SEAN EXTERNOS Y / O INTERNOS) dándoles siempre algo más de lo que esperan de ti. La GENEROSIDAD es una gran fuente de ventaja competitiva aunque no se la mencione como tal: como mínimo atraerá a los interesados y, en muchas ocasiones, te proporcionará ALIADOS que quieran ser, al menos, tan generosos como tú.
  • Haz que circule la información y que SE CREE UN BUEN FEEDBACK. Información relevante y oportuna para saber dónde estamos, qué hacemos mal y en qué nos salimos. Información para generar CONOCIMIENTO. Dirigir, sea la actividad que sea, grande o pequeña, requiere información convertida en conocimiento. ¡Todo el mundo debe ponerse las pilas!
  • Comunica profusamente para facilitar la coordinación, pero de todos con todos, EVITANDO LOS CUELLOS DE BOTELLA INTERESADOS, que son una enrome fuente de errores, malentendidos e improductividad. ¡Qué nadie acapare la leña!
Y unas pocas y sencillas REGLAS…

  • Si es sencillo, mejor que complejo. ¡Pero NO TE APOQUES Y HUYAS ANTE LA COMPLEJIDAD! Bien resuelta, la complejidad te hace avanzar muchas casillas en este juego.
  • SUEÑA EN GRANDE. ¡Pero evita levitar! Si hace falta, ponte piedras en los bolsillos para no despegar los pies del suelo. A la vez, PIENSA EN CORTO: pasos y objetivos accesibles que ayuden a construir los sueños.
  • Haz las cosas bien. ¡Y bien quiere decir ‘BIEN A LA PRIMERA’! Calidad, y no medianías o apaños.
  • Aunque hablemos de Recursos Humanos, NO TRATES A LAS PERSONAS COMO RECURSOS SINO COMO LO QUE SON. Si quieres que se comprometan con un propósito común y lo compartan de buen grado debes comprometerte tú con su bienestar y aspiraciones. Y si no ves su lado humano y no lo valoras, no esperes grandes cosas, ni de ti ni de ellos. ¡Dentro de un equipo también es imprescindible que salte la chispa!
  • Y SI NO DISFRUTAS, ¡no lo hagas! ¡Agua pura para las plantas!
Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)

Comentarios

Lo + visto

DIRIGIR EN EL SIGLO XXI: LAS LECCIONES QUE HOY NOS PODRÍA DAR PETER DRUCKER

DIRECTIVOS DEL SIGLO XXI: ¿JEFES? ¿CONDUCTORES DEL EQUIPO? ¿COACHERS?

EL PROFESIONAL DEL SIGLO XXI: RESPONSABILIDAD Y AUTONOMÍA

“EL SECRETO NO ES CORRER DETRÁS DE LAS MARIPOSAS…”

ORGANIZACIÓN EN EL SIGLO XXI: EL PODER DE LO INTUITIVO Y DE LOS ESPACIOS REALMENTE COLABORATIVOS

LA TRASCENDENCIA DEL RETO ORGANIZATIVO. RENOVARSE O MORIR