¿QUIERES QUE TU NEGOCIO PROGRESE? COMPRUEBA QUE TU PLANTILLA NO ESTÁ DESESTRUCTURADA

Son muchas las empresas, especialmente PYMES, que se lanzan a INICIATIVAS O PROYECTOS DE MEJORA ESTANDO CONDENADOS AL FRACASO de antemano. Muchos de estos proyectos exigen la ADOPCIÓN DE NUEVOS COMPORTAMIENTOS por parte del personal, o la asimilación de nuevas tecnologías y procedimientos, que resultan poco viables al apoyarse sobre un EQUIPO HUMANO DESESTRUCTURADO.

Se trata de EMPRESAS FRÁGILES E INESTABLES que viven en un constante “quiero y no puedo”, cuando no en un abandono a las circunstancias del día a día. Empresas en las que la dirección, para sobrevivir, tiene que tirar constantemente de una parte de la plantilla CARENTE DE COMPROMISO (razonable o no).

Estas empresas están NECESITADAS DE UN GRAN REVULSIVO, pero antes de nada lo que precisan es VOLVER A COHESIONAR A TODO SU EQUIPO HUMANO.


“Si estamos juntos no hay nada imposible.
Si estamos divididos todo fallará"

Winston Churchill (1874 - 1965)


UN RESUMEN…

¿Predomina la desconfianza en tu empresa? ¿Existen grupos de poder informales que determinan el ambiente laboral? ¿Se da un enfrentamiento latente entre niveles, equipos o grupos? ¿La comunicación relevante es deficiente? ¿Se dan zonas de murmullo y las críticas no afloran ante los afectados? ¿Hay departamentos que compiten más que colaboran?

Free image: Max Pixel
Cuando en una empresa se dan síntomas como los mencionados se evidencia un PROBLEMA, CUANDO MENOS DELICADO, DE DESESTRUCTURACIÓN. Para que cualquier equipo humano funcione provechosamente es imprescindible que esté COHESIONADO. Es decir, debe darse un RECONOCIMIENTO DEL PAPEL Y CAPACIDAD DE CADA CUAL, debe actuarse con RIGUROSO RESPETO Y COLABORACIÓN, y debe prevalecer la IMPLICACIÓN DE TODOS Y UN SANO ESPÍRITU DE TRABAJO EN EQUIPO. Y si no es por parte de todos, debe contar con un consenso mayoritario.

Si faltan estos ingredientes no merece la pena siquiera intentar cualquier proyecto de mejora: la energía que se active se diluirá en un mar de escepticismo y desafección. O dicho de otra forma: cualquier proyecto de mejora deberá iniciarse con las acciones que resulten necesarias para ASEGURARSE DE COHESIONAR A LA ORGANIZACIÓN, E INVOLUCRAR A TODOS EN LA MISIÓN Y ESTRATEGIA DEL NEGOCIO.

No olvidemos que los problemas de desestructuración pueden estar causados tanto por una deficiente gestión por parte de gerentes o directivos, como por una negativa actitud del resto del personal (o una mezcla de ambas). Pero es indiscutible que, de no solucionarse, la responsabilidad recae sobre quienes ostentan el liderazgo o el mando sobre el equipo humano afectado por el problema de desestructuración.


…Y UNAS REFLEXIONES

Los síntomas más evidentes de desestructuración en una empresa o en un equipo son la DEFICIENTE COMUNICACIÓN Y COLABORACIÓN entre equipos o personas. En caso de desestructuración, no se trata de un hecho fortuito, puntual o involuntario, sino que responde a una ACTITUD CONSCIENTE Y DELIBERADA. Toma forma en el ámbito de las relaciones personales, pero AFECTA GRAVEMENTE A LA FLUIDEZ DE LOS PROCESOS QUE SE VEN AFECTADOS, redundando en la cantidad, calidad y puntualidad de los bienes y servicios que deben ponerse a disposición de la clientela (externa o interna).

Tenemos un problema de desestructuración cuando constatamos SITUACIONES como las siguientes:
  • Un equipo directivo enfrentado.
  • Unos departamentos que desconfían entre sí o que mantienen desavenencias.
  • Disociación entre equipo directivo y resto de la plantilla.
  • En general, la ausencia de unos valores, cultura, metas, procesos o prácticas que no fomenten una actitud abierta a la comunicación y colaboración por parte de individuos o equipos.
Por último, añadir que el ingrediente competitivo que posee nuestra cultura occidental puede tener un efecto secundario negativo sobre la colaboración y la formación de equipos de trabajo cohesionados. Todo depende del grado con que se fomente y premie una y otra dentro de la empresa.

Para SUPERAR UN PROBLEMA DE DESESTRUCTURACIÓN es necesario anclar la actividad humana a una serie de ACTITUDES Y COMPORTAMIENTOS QUE DESINCENTIVEN EL DESENCUENTRO Y FOMENTEN LA COLABORACIÓN.

Podemos señalar una serie de ACCIONES PREVENTIVAS, sin excluir otras posibles, que funcionan como un buen antídoto contra la desestructuración:
  • Decantarse por una CULTURA de la confianza, la integración, la comunicación y la colaboración. Fomentarla y premiarla.
  • Realizar una labor sistemática de CHEQUEO del ambiente laboral, en general, y de la fluidez en las relaciones y la comunicación, en particular.
  • Crear CANALES formales a los que acudir para tratar adecuadamente los problemas de desestructuración que se presenten. No consiste solo en escuchar las quejas sino en analizar los problemas que puedan existir y cooperar para darles la mejora solución posible.
  • FORMAR a todo el personal en el conocimiento integral de la empresa, de su misión, de su estrategia, de sus funciones y de los equipos que lo llevan todo adelante. No debe tratarse de una exposición formal, sino que debe abarcar también los retos, las dificultades y las penalidades de cada equipo. Se trata de fomentar una percepción emocional de la experiencia de cada equipo para despertar la empatía y el espíritu de colaboración.
En cuanto a MEDIDAS CORRECTIVAS, una vez que se detecte un problema de desestructuración, se debe afrontar con una línea de acción similar a la que se indica a continuación:
  • RECONOCER LA REALIDAD SIN AMBIGÜEDADES, sin justificaciones y sin buscar culpables. No se deben buscar culpabilidades sino causas que sean corregidas.
  • FOMENTAR LA ESCUCHA ACTIVA de todas las partes, el DIÁLOGO CONSTRUCTIVO y la BÚSQUEDA DE SOLUCIONES adecuadas y compartidas, evitando adoptar posiciones inmovilistas y de búsqueda de culpables, facilitando la creación de un clima de confianza y comprensión. Es muy habitual que problemas del tipo que tratamos ahora deriven de malos entendidos sin importancia no aclarados en su momento, que se han venido enquistando y agravando debido a un proceso de retroalimentación negativo. La peor solución siempre es no hacer nada, en la confianza de que los problemas se resuelven solos.
  • SUPERAR LAS VISIONES PARCIALES Y LOS INTERESES PARTICULARES, poniendo por encima de todo el interés general de la empresa y su personal, el propósito común y el interés de los clientes. Se trata de crear focos de atención que promuevan una visión compartida y colaborativa.
  • TOMAR MEDIDAS CONCRETAS QUE FACILITEN LA COLABORACIÓN Y LA COMPRENSIÓN MUTUA. Puede tratarse de sesiones en las que los equipos se reúnan para explicar su labor, sus dificultades y la forma en la que el otro equipo puede facilitar las cosas. O puede consistir en la creación de equipos de trabajo conjunto para abordar alguna cuestión de interés en común. En definitiva, buscar oportunidades para relacionarse siempre ayuda.
Insistir, nuevamente, en que ES IMPRESCINDIBLE MANTENER AL EQUIPO HUMANO COHESIONADO para que un negocio se adapte y responda a los retos que se le presentan, para que afronte su día a día con creatividad regeneradora e innovadora, y para que enfrente con garantías proyectos de futuro mínimamente ambiciosos. Desestructuración es sinónimo de estancamiento y extinción.


Emilio Muñoz
Soluciones de gestión para la empresa y los emprendedores

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)

Comentarios

Lo + visto

ESPÍRITU DE SUPERACIÓN (O EL VALOR DE COMPETIR -SOLO- CONSIGO MISM@)

EL "TALENTO MENUDO": MI TRIBUTO Y APUESTA POR ESE OTRO TALENTO MINUSVALORADO

MANAGEMENT SISTÉMICO: NO HAY GESTIÓN PROVECHOSA SI NO HAY VISIÓN GLOBAL

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LAS CUATRO EXIGENCIAS DEL EMPRENDEDOR: IDEALISMO, CORAJE, FE Y SENTIDO PRÁCTICO

'MBA PERSONAL' DE JOSH KAUFMAN - UNA INCISIVA VALORACIÓN DEL LIBRO