¿QUÉ PASA REALMENTE CON CHINA? UNA VALORACIÓN SOBRE LAS TENDENCIAS DE FONDO


"La fuerza de una nación depende, en última instancia,
de lo que puede hacer por si misma,
y no de lo que puede pedir prestado"

Indira Gandhi (1917 - 1984)



Pues lo primero que habría que decir es que NO PASA NADA NUEVO ni nada que no se hubiera podido prever. Lo que pasa es que SOMOS MUY OLVIDADIZOS: los no especialistas porque se desentienden y los especialistas porque se despistan de tanto beber de la coyuntura o, lo que es peor, porque se pliegan a presiones e intereses que nada tienen que ver con el bien de la comunidad.

Pasa lo que ha pasado recientemente en España y lo que pasa en cualquier país de forma cíclica (en las economías de mercado como, de hecho, es China, por muchos matices que se le puedan aplicar): que tenemos una FORMA MUY SIMPLISTA DE ACTUAR, una gran capacidad para obviar la realidad y una SORPRENDENTE AMNESIA cuando se trata de aprender de los errores del pasado. Porque desde que se produjo en Holanda la primera burbuja especulativa en el siglo XVII, no hemos dejado de cometer los mismos errores continuamente (y no sé, realmente, cómo no nos cansamos ni aprendemos). En palabras llanas, sufrimos del mal de querer hacer dinero fácil subiéndonos a una BURBUJA QUE NO DEJA DE CRECER y que, de no ser frenada, termina REVENTANDO (arroyando a quienes en ese momento está arriba, especialmente si lo ha hecho con dinero prestado). ¿Y por qué no ponemos remedios antes? Porque la obsesión por hacer el dinero fácil, ciega. Porque las autoridades, a pesar de verlo, no saben bien hasta donde puede aguantar la pompa y, además, no les gusta ir de agoreros en momentos de crecimiento (una responsabilidad que, el gobernante realmente serio, nunca debería eludir). Y porque la mayor parte de la ciudadanía no sabe mucho de economía, de ciclos económicos y de políticas económicas (para desgracia propia puesto que en el momento de votar terminan decantándose por el que pinta todo más bonito, no por el que lo hace con sensatez y provecho).

Pero que pase lo mismo aquí y en China, no quiere decir que suponga lo mismo para la economía mundial. ¡Ni muchos menos! Por el sencillo hecho de que LA ECONOMÍA CHINA ES ENORME y la española mucho más modesta en tamaño. Además, China camina para convertirse más temprano que tarde en la principal economía mundial. España, no, por mucho que ocupe un lugar no despreciable. Por lo tanto, LO QUE OCURRE EN CHINA TIENE MUCHA MAYOR REPERCUSIÓN en la economía mundial que lo que ocurre en España, como vemos. Digamos que lo que ocurre en España puede generar una marejadilla a nivel mundial, mientras que lo que ocurre en China puede generar un mar arbolado con mar de fondo.

Pero TODO LO QUE ESTÁ OCURRIENDO ESTÁ DENTRO DEL GUIÓN Y NO HAY QUE LANZAR AL AIRE ALARMAS SIN SENTIDO: países que ahora van mejor y se ponen a la cabeza, mientras que otros se han "desgastado" (por decirlo suavemente). Países que están saliendo de su crisis (España) mientras que otros están entrando (China). Sin olvidar que todo es dinámico: lo que hoy es de un color mañana puede ser de otro. AL FINAL, TODO DEPENDE DE LO BIEN QUE HAGA LAS COSAS CADA PAÍS: su clase política, sus empresarios y sus trabajadores. Es decir, ¡todos! Y, dicho sea de paso, un factor fundamental es la solvencia profesional y la seriedad de los representantes políticos a los que se les da el bastón de mando para gobernar los asuntos económicos. Mucho cuidado, que el tiro le puede salir por la culata a la ciudadanía, que entre la clase política no sobra ni la solvencia ni la seriedad...

En el fondo ¿qué pasará? Muy probablemente que, aún haciéndolo de forma cíclica (con subidas y bajadas, acelerones y traspies) CHINA SEGUIRÁ ALZÁNDOSE AL PUESTO DE PRIMERA ECONOMÍA MUNDIAL; que las economías emergentes seguirán en su senda de crecimiento, aunque haya parones en el camino; y que para los países desarrollados, como España, con Estados en quiebra financiera (por un Estado de Bienestar más generoso de lo que nos podemos permitir) y poblaciones que están perdiendo posiciones en cuanto a espíritu de trabajo y dinámica competitiva, NOS COSTARÁ MUCHO SALIR ADELANTE. Me refiero especialmente a muchos de los países europeos, y más concretamente del sur de Europa1992.

Yo diría que, salvo que tengamos inversiones directas, no nos preocupemos mucho por China y hagámoslo por nosotros mismos. Diría que NO NOS PREOCUPEMOS TANTO POR LO QUE HACEN LOS DEMÁS Y LO HAGAMOS POR LO QUE HACEMOS O DEJAMOS DE HACER NOSOTROS MISMOS. Diría que, a nivel ciudadano, nos preocupemos por tener mucho mejor CRITERIO EN CUESTIONES ECONÓMICAS (por aburrido que sea) y demos nuestra confianza a políticos que estén capacitados para poner en marcha medidas que incidan en la prosperidad de este país, sin dejarnos arrastrar por los cantos de sirena de quienes no saben cómo funciona este mundo.

NOS JUGAMOS MUCHO MÁS (¡PERO MUCHO MÁS!) DE LO QUE CREEMOS y no nos podemos entretener en las frivolidades que nos plantean muchos de nuestros políticos, intelectuales y otros estamentos del poder, más o menos visibles.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME

Comentarios

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO