LOS RIESGOS DE NO APRENDER LAS LECCIONES MÁS DURAS... (UN ANÁLISIS DE LAS CAUSAS DE LA CRISIS ECONÓMICA Y EL PELIGRO DE NO ENTENDERLA Y ATAJARLA)

(En este artículo trata sobre la preocupación que le surge a su autor al comprobar que no se han aprendido las DURAS LECCIONES DE LA CRISIS y que hay responsables de "lo público" que postulan líneas de acción que pueden ECHAR AL TRASTE LA RECUPERACIÓN en ciernes y / o reproducir a crear las condiciones para que se vuelva a padecer, tarde o temprano, una nueva y grave crisis económica)

En las últimas semanas se ha creado un FALSO DEBATE acerca de la crisis: ¿hemos salido o la seguimos padeciendo? El partido del gobierno indica que estamos saliendo de ella. Los partidos de la oposición, influidos por su objetivo de alcanzar el poder, hablan con firmeza de que aún la padecemos.

En mi opinión, ninguna es totalmente cierta, pero tampoco es totalmente falsa. La crisis ha hecho de nuestra economía un paciente que, si bien ya ha pasado lo peor de su enfermedad y empieza a recuperar el valor normal de sus constantes vitales, SE ENCUENTRA EN EXTREMO DÉBIL, le queda bastante tiempo para poder reponerse y muchos sacrificios para recuperar las fuerzas y el tono vital perdido. Se habla, con razón, de la dura realidad que viven aún muchas familias afectadas por el agotamiento de sus ahorros o por la terrible situación de no tener la oportunidad de ganarse la vida con un EMPLEO; pero el empleo no se recuperará mientras no se active la CREACIÓN DE EMPRESAS y empiecen a crecer las existentes (algo pasmosamente evidente que se suele omitir).

A mí, lo que más me preocupa es que no aprendamos la trágica lección que nos ha dado la crisis y, por tanto, que volvamos a condenarnos a repetirla en no mucho tiempo. Oigo como se jalea contra las actuales POLÍTICAS DE CONTENCIÓN DEL GASTO público (especialmente de gasto social), como si este país fuese lo suficientemente rico como para recuperar los niveles de vida y gasto previos a la crisis con solo desearlo.

Es una irresponsabilidad que el propósito de ganar unas elecciones haga que se postule ciegamente la recuperación de niveles de gasto y servicios públicos previos a la crisis, que, por otra parte, solo eran posibles gracias a la BURBUJA INFLACIONARIA que mantenía unos niveles de precios y riqueza muy por encima de su valor real, y que, en realidad, estaban soportados por unos NIVELES DE ENDEUDAMIENTO ALTAMENTE PELIGROSOS (como se predijo y luego se confirmó), tanto en el sector público como privado. Esta FICCIÓN DE RIQUEZA dio cobertura a los excesos públicos y privados.

La realidad, por mucho que nos cueste mirarla a la cara, nos dice que en aquellos momentos de APARENTE BONANZA previos a la crisis, vivíamos por encima de nuestras posibilidades y que solo el ENDEUDAMIENTO en los mercados internacionales nos permitía mantener el ritmo de consumo e inversión. Dicha inversión, además, se concentraba en bienes no productivos como la vivienda (no era una inversión "sana", creadora de riqueza y empleo), que por estar sobrevalorada, fruto de la especulación (la famosa "BURBUJA INMOBILIARIA") terminó haciendo que las deudas tuvieran un montante monetario mayor que los propios bienes

Fuente:  © Emilio M.

De cara al futuro podemos seguir atendiendo al canto de sirena de la confusión y pensar que será fácil volver a niveles de riqueza como los que aparentemente teníamos antes de la crisis. O podemos aprender las crudas lecciones de la historia y aceptar la dura realidad que nos enseña que LA RIQUEZA ES EL FRUTO DEL ESFUERZO Y DE LA INTELIGENCIA, mantenidas a lo largo del tiempo. Podemos poner las bases de una economía realmente fuerte y rica, que permita mantener con solvencia el ESTADO DEL BIENESTAR tan ansiado, consiguiéndolo desde el TRABAJO SERIO Y HONESTO de todos. O, por el contrario, podemos dejarnos llevar por oportunistas políticas que nos proponen gastar lo que no tenemos (me refiero al gasto público) que derive en una grave recaída en la situación de crisis económica. Incluso, podríamos volver a crear o fomentar una burbuja como la inmobiliaria de las pasadas décadas, soñando durante un corto tiempo que somos quienes no somos para despertar tarde o temprano pobres, humillados e, incluso, desesperados.

Sea como fuere, en los próximos años comprobaremos nuestra valía. Deseo, por el bien de todos, que demostremos haber aprendido las lecciones de esta crisis.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Comentarios

Lo + visto

TRANSPARENCIA, CONFIANZA Y PRODUCTIVIDAD

PRODUCTIVIDAD Y "CONTAMINACIÓN” EMOCIONAL"

A CUENTA DEL MITO DE LA LONGITUD DEL CURRÍCULO: UNA VISIÓN RENOVADA SOBRE LA CRIBA CURRICULAR EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA PARA CONSTRUIR UN EXCELENTE EQUIPO DE TRABAJO?

MOTIVACIÓN E INICIATIVA: TODO EMPIEZA POR UNO MISMO (DE LOS VERDADEROS ALIADOS)

LA IMPRESCINDIBLE RENOVACIÓN EN LAS RELACIONES JEFE – EMPLEADO