HONOR Y GLORIA. LA OSADÍA DEL EMPRENDEDOR.


“Telamón nos enseñó que hay otras cosas que no tienen cabida en el petate del soldado. La esperanza es una. Pensar en el futuro o en el pasado. El miedo. El remordimiento. La vacilación”
Steven Pressfield
“La conquista de Alejandro Magno”

De la misma manera, hay cosas que NO PUEDEN TENER CABIDA EN LA MENTE DEL EMPRENDEDOR. Por así decirlo, hay lujos que no se puede permitir, especialmente cuando lidera un equipo humano (pero no solo en esos casos).

Porque una vez que alguien se lanza a la AVENTURA DE CONQUISTAR lo desconocido, de descubrir y aprovechar nuevas posibilidades, de arrebatar al destino una parte de su fortuna… debe tener la DISPOSICIÓN DE ÁNIMO adecuada y debe EXPONERSE AL RIESGO de lo inesperado.

Concretamente, debe SERENAR SU MENTE y debe dotarse de una CONFIANZA INQUEBRANTABLE en sí mismo, de tal manera que destierre la vacilación y el miedo sin perder la capacidad de cuestionar las apariencias y sin desprenderse de la prudencia.

En la mente del emprendedor el pasado no debe ser más que una divagación, pues las lecciones deben quedar aprendidas y asimiladas solo en el momento en que se presentan. Después no deben influirnos. Y el futuro tan solo debe servir para recrear los frutos del trabajo presente.

En la mente del emprendedor, solo se debe VISUALIZAR EL ÉXITO, pero debe prepararse su espíritu para ACEPTAR CON IGUAL NATURALIDAD EL FRACASO. Un emprendedor debe luchar por conseguir la gloria, pero debe estar dispuesto a aceptar con la misma humildad la derrota, la perdida o la desaparición de sus más anheladas aspiraciones. Solo así, el emprendedor conseguirá construir una sólida base sobre la que sustentar su OSADÍA; esa osadía que necesita para VENCER LAS RESISTENCIAS Y REVESES que se presentan en su camino; esa osadía, que NO DEBE SER TEMERIDAD, salvo en aquellos pocos momentos críticos en los que su proyecto vital se debate entre la vida y la muerte. Solo así, el emprendedor podrá avanzar firme y convencido, tranquilo y enérgico, digno y concluyente.

¿Y la esperanza, esa esperanza a la que se refiere la cita que abre este artículo? LA ESPERANZA ES SOLO UN ESPEJISMO. Un emprendedor debe ser como el capitán de un barco. Hasta en los momentos en los que se viene a pique su navío, debe mostrar CALMA, CONFIANZA en sus decisiones y actos, PROFUNDIDAD DE MIRAS, OPTIMISMO y una leve sonrisa dibujada en la comisura de sus labios.

Al fin y al cabo, hasta en la derrota cualquiera puede actuar con HONOR y merecerse la GLORIA.
Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Comentarios

  1. Me fascina tu capacidad de visión, de planteamiento, y de liderazgo, porque tú sí que llevas un líder dentro.

    De todos modos, por triste que suene, de la teoría a la práctica hay un buen trecho.

    Sigue alimentando este blog, te traerá buenos frutos, ya lo verás.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, con comentarios así, uno se recarga y motiva facilmente. Te estoy profundamente agradecido porque debo reconocer que los necesito.

    Te doy la razón: de la teoría a la realidad hay mucho trecho. Por eso son tan pocas las empresas excelentes y las personas excelente, más aún sabiendo que la mediocridad se come al talento. Pero vivir es aceptar retos, y este es uno de ellos IRRENUNCIABLE.

    Y por ser irrenunciable, seguiré escribiendo, por supuesto, traiga o no traiga frutos. Con solo saber que ha habido una sola persona a quien le haya sido útil, me basta.

    Recibe toda mi gratitud y todo mi cariño. Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No es fácil ser emprendedor y tener éxito a la vez y en todas las ocasiones, esas dos cualidades a veces no se encuentran.

    Sin duda de la teoría a la práctica va un trecho, pero es interesante que tengas el planteamiento tan bien diseñado y aprendido, pues es paso fundamental para colocar el siguiente pilar de lo que se pretende crear, llegar o ser.

    Y creo que esta filosofía de vida se puede aplicar a cualquier faceta y en cualquier campo de acción.

    El tiempo dará su fruto, y recogeremos lo cosechado, o no, pero al menos lo habremos intentado y con coherencia.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Neli, por tu sabio comentario. De acuerdo totalmente contigo.

    Lo que más me ha encantado de todo lo que dice (¡realmente me ha encantado leerlo!) es que estas mismas reflexiones son válidas para cualquier aspecto de la vida. ¡Es cierto...! La vida es una e indivisible, como digo en otro post de este mismo blog. Y cualquier experiencia puede ser válida en uno u otro campo, el laboral o el privado.

    Más que éxito o fracaso, la vida es un pulso contra uno mismo (para superarse) y contra el destino. Y, pese a lo que suele pensarse, este planteamiento es apasionante...

    Gracias, mi querida amiga por llegar hasta aquí. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Right here is the right blog for everyone who wants
    to find out about this topic. You understand so much its almost hard to argue with you (not that I personally will
    need to…HaHa). You certainly put a fresh spin on a subject which has been written about for decades.
    Wonderful stuff, just wonderful!
    My site john thomas financial

    ResponderEliminar
  6. Its like you read my mind! You seem to know so much about this,
    like you wrote the book in it or something. I think that
    you can do with a few pics to drive the message home a little bit, but other than that, this is wonderful blog.
    An excellent read. I will certainly be back.
    Here is my website http://www.costaricahoneymoons.net

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo + visto

DIRIGIR EN EL SIGLO XXI: LAS LECCIONES QUE HOY NOS PODRÍA DAR PETER DRUCKER

DIRECTIVOS DEL SIGLO XXI: ¿JEFES? ¿CONDUCTORES DEL EQUIPO? ¿COACHERS?

EL PROFESIONAL DEL SIGLO XXI: RESPONSABILIDAD Y AUTONOMÍA

“EL SECRETO NO ES CORRER DETRÁS DE LAS MARIPOSAS…”

ORGANIZACIÓN EN EL SIGLO XXI: EL PODER DE LO INTUITIVO Y DE LOS ESPACIOS REALMENTE COLABORATIVOS

LA TRASCENDENCIA DEL RETO ORGANIZATIVO. RENOVARSE O MORIR