martes, 6 de diciembre de 2016

¿MUNDO VUCA? ¿GESTIÓN DEL TALENTO?
UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LAS MODAS EN GESTIÓN DE EMPRESAS


“Yo solo sé que no se nada”

Sócrates (470 aC – 399 aC)


“Cada día sabemos más y entendemos menos”

Albert Einstein (1879 - 1955)


A menudo nos referimos al difícil entorno que nos ha tocado vivir a la vez que presumimos de las soluciones que ideamos. Aun teniendo motivos para ello, creo que necesitamos una cura de humildad en todos los sentidos para afrontar con seriedad, rigor e imaginación los retos que son realmente importantes de cara al futuro.

¿ENTORNO VUCA?

Es cierto que vivimos en un entorno complejo y que muestra unas características diferenciadas respecto a cualquier otro periodo de la historia. Lo denominamos con la palabreja de moda, VUCA: volátil, incierto, complejo y ambiguo. Sin embargo, cualquier periodo de transición, de los muchos que ha vivido la humanidad, ha tenido combinados esos rasgos, con la diferencia de que las posibilidades que podemos adivinar hoy respecto al futuro son fascinantes. Nos olvidamos de que la evolución de la humanidad ha estado plagada de momentos convulsos, llenos de dificultades e incertidumbres. El actual no es diferente: podemos alcanzar el cielo (la nueva revolución en el mundo de la tecnología, por ejemplo) sin dejar de enfrentamos a retos muy difíciles (el deterioro medioambiental o los vaticinios sobre el grave problema de desempleo que se puede producir, entre otros). El aprovechamiento que hagamos de las oportunidades y el acierto que tengamos en eludir los peligros dará la verdadera medida de nuestra valía. En esto deberíamos centrarnos.

Deberíamos tener presente que la dificultad de un reto siempre dependerá de la pertinencia de los recursos que tenemos para afrontarlos, sin olvidar que muchos de ellos son heredados de nuestros predecesores. Por muy difíciles que sean los retos actuales, nunca antes la humanidad tuvo tantos recursos para hacerlo frente. Al final, tal vez todo sea cuestión de mentalidad y actitud. Como siempre…

¿GESTIÓN DEL TALENTO?

Es cierto que es difícil captar el talento pero creo que estamos viviendo el momento de mayor abundancia de talento en toda la historia de la humanidad (evidencia de que hay cosas que se están haciendo realmente bien) Sin embargo, entre tanta abundancia, seguirá habiendo problemas (como siempre los ha habido) para captar el talento puntero, especialmente en los sectores de innovación reciente. Hablo de ese talento que marca diferencias y asegura estabilidad y progreso pero que siempre resulta difícil de atraer, fidelizar y pagar. Con echar un vistazo a la historia de la humanidad se podrá comprobar que no es nada nuevo y me temo que en siglos pasados nadie renunciaba a captar o aliarse con el talento ajeno si tenía la oportunidad de conseguirlo. Por esta razón, ese “maravilloso” descubrimiento que hemos hecho en la actualidad en relación a la búsqueda del talento, me parece una burla a nuestro pasado y a nuestra inteligencia. Además, no enfatizar su importancia diría muy poco de nosotros.

El gran reto respecto al talento es no desaprovecharlo. El talento, de la misma forma que puede ser una oportunidad para unos, puede ser un inconveniente para otros. Incluso una vez captado, tenemos una gran tendencia a excluirlo o a “domesticarlo” para que no nos estorbe o nos ensombrezca. Mucho talento y muchas energías (muchos recursos) se desperdician por estos motivos.


Bien pensado, la humanidad tiene unas enormes posibilidades de cara al futuro gracias al progreso técnico, pero me temo que ganaríamos mucho más si fuéramos un poco menos “sufridos” y dejáramos de perder tanto tiempo y tantas energías (tanto dinero) en estorbarnos. Seguramente este será, antes o después, el gran reto al que tenga que enfrentarse el ser humano.

Positividad, fuerza y unas enormes dosis de humildad, esto es lo que necesitamos…

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

lunes, 28 de noviembre de 2016

BIG DATA – DATA ANALYTICS: ¿INFORMACIÓN O CONOCIMIENTO?


“Cuando un hombre de ciencia busca conocimientos,
aun no hallándolos en su totalidad,
descubre fragmentos muy importantes,
que son precisamente los que constituyen la ciencia”

Claude Bernard (1813 - 1878)


He leído el muy acertado artículo de Andrew Hill en Expansión titulado “Los directivos dudan de la fiabilidad del 'big data'” (27/11/2016). No me ha parecido más oportuna su publicación, repleta de ejemplos de ANOMALÍAS EN EL USO de esta potente herramienta.

Insisto en la última parte de mi afirmación anterior: el Big Data es una herramienta muy potente (como el Data Analytics) que requiere ―como cualquier otra― ser CORRECTAMENTE UTILIZADA. Y para ello es necesario tener claro unas cuantas cosas:
  1. Que EL BIG DATA ES INFORMACIÓN, EN NINGÚN CASO CONOCIMIENTO. Más concretamente, es INFORMACIÓN CORRELACIONADA partiendo de una base de datos que puede ser enorme sin dejar de ser, en la actualidad, manejable. Ni que decir tiene que la información correlacionada sigue sin ser conocimiento, entre otras cosas porque las correlaciones pueden estar prejuiciadas o basarse en paralelismos engañosos (ver el artículo de Hill)
  2. Para que la información se convierta en conocimiento debe pasar por el FILTRO DE LA REFLEXIÓN “HUMANA” que, de momento, tiene la última palabra en cuanto a detección y / o verificación de relaciones causales (relaciones causa-efecto) dentro de un esquema o modelo cognitivo de representación de la realidad. La información correlacionada puede llegar a detectar verdaderas correlaciones causales (que luego han de insertarse en un esquema o modelo) de la misma manera que puede apuntar hacia falsas correlaciones causales. No olvidemos, por otra parte, que el conocimiento solo se perfecciona cuando es aplicado; haciéndolo con creatividad y destreza.
  3. Y, por último, insistir en que el fallo no es de la herramienta sino de cómo se utiliza. En unas ocasiones, basándose en SUPUESTOS USOS Y VENTAJAS QUE NO TIENE. En otros casos DEJÁNDOSE LLEVAR POR LA MODA del momento. En ambas situaciones evidencia una ANÁLISIS DEFICIENTE de la herramienta, de sus aplicaciones y / o de su alcance. Toda herramienta tiene unas prescripciones de uso que, de no respetarse, resultarán ineficaces.
Dos últimas observaciones para que mis observaciones no generen equívocos:
  1. Tal y como está actualmente concebido el Big Data y el Data Analytics SUPONEN UN GRAN PASO ADELANTE en el manejo de grandes cantidades de datos y, por tanto, en la disposición de información empírica para la creación de conocimiento. Ahora vamos disponiendo de un gran volumen de información que antes no teníamos, pero seguimos teniendo un cuello de botella en la “creación de conocimiento”
  2. Es solo cuestión de tiempo que estas o similares herramientas, vayan más allá de la simple disposición de grandes volúmenes de datos, y sean capaces de generar conocimiento. De hecho ya se utilizan algoritmos de aprendizaje en inteligencia artificial que permiten que determinados equipos (como en el caso de los vehículos autónomos) aprendan de su experiencia y mejoren su destreza. Una clara evidencia de que transforman la información en conocimiento.
En definitiva, UN FUTURO MÁS QUE APASIONANTE. Y un presente en el que aún pesa abrumadoramente (para bien o para mal) el FACTOR HUMANO.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

lunes, 7 de noviembre de 2016

AQUÍ ESTÁ EL FUTURO: ORÍGENES Y RETOS DE LA NUEVA “ERA COGNITIVA”


“La distancia, que es el impedimento principal del progreso de la humanidad,
será completamente superada, en palabra y acción. La humanidad estará unida,
las guerras serán imposibles, y la paz reinará en todo el planeta”

Nikola Tesla (1856 - 1943)


Desde su aparición, lo que hemos venido llamando el ESTADO DEL BIENESTAR ha supuesto una auténtica aceleración del progreso, ya iniciada con la ILUSTRACIÓN y su consecuencia más destacada: la REVOLUCIÓN INDUSTRIAL.

Sin embargo, NO PODEMOS COMPARAR lo que supuso la Revolución Industrial con lo que está significando el Estado del Bienestar. Mientras que la primera pervivió manteniendo una gran parte de la población en niveles muy bajos de renta y con un acceso muy limitado a la educación, la segunda se ha basado en el DESARROLLO DE UNA CLASE MEDIA ACOMODADA CON UN ACCESO MUCHO MÁS FÁCIL AL CONOCIMIENTO. AQUÍ ESTÁ LA CLAVE DEL PROGRESO QUE VIVIMOS ACTUALMENTE. Dicho esto, no dejemos de reconocer que el Estado del Bienestar no se fundó gracias al buen talante de las altas esferas del poder político del siglo XX. El Estado del Bienestar fue una conquista por parte de los sectores más populares en pos de una distribución de la renta más igualitaria, y fue favorecido por el hecho de que muchos empresarios vieran una oportunidad de negocio en que esto llegara a ocurrir.

Ha sido el acceso de grandes sectores de la población al conocimiento, LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA CULTURA, lo que ha permitido que el nivel de renta y bienestar haya progresado exponencialmente en el mundo, si bien con gran disparidad según la zona geográfica. Aun así, la tendencia es claramente hacia la homogeneización. La distribución de la riqueza y el acceso al conocimiento sigue firme en su proceso de democratización.

La TRANSFORMACIÓN (REVOLUCIÓN) DIGITAL QUE VIVIMOS EN ESTOS MOMENTOS ES FRUTO DE LA DEMOCRATIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO. La comunidad científica e intelectual se ha ampliado espectacularmente, lo que ha permitido un verdadero progreso en el conocimiento, las técnicas y las herramientas como jamás antes se había producido. Pero, A SU VEZ, LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL ESTÁ SIENDO Y SERÁ UN FACTOR QUE ABRA UNAS EXTRAORDINARIAS POSIBILIDADES DE PROGRESO (impensable hace solo unas pocas décadas) gracias al abaratamiento de las comunicaciones, a la creación de comunidades virtuales, a la pasmosa capacidad de generar información y a la facilidad en el tratamiento de datos. De hecho, actualmente, la principal limitación del ser humano no proviene de la falta de materia prima sino de la INGENTE CANTIDAD DE INFORMACIÓN QUE PRECISA SER CONVERTIDA EN CONOCIMIENTO MEDIANTE LA CAPACIDAD HUMANA DE COMPRENDER, CREAR MODELOS Y HERRAMIENTAS, Y DESARROLLAR SU APLICACIÓN PRÁCTICA, todo ello en favor de nuestro bienestar. Un reto que se irá salvando con notable rapidez también, estoy convencido.

Así las cosas, y como ya se está viendo, las posibilidades para la humanidad son enormes. Sigue habiendo, y no faltarán, limitaciones, “cuellos de botella”, traspiés… pero bien enfocado, este vertiginoso progreso puede permitir cotas de bienestar para toda la humanidad nunca alcanzadas. ES PRECISO AFRONTAR LAS DOS GRANDES LIMITACIONES Y RIESGOS QUE SE PRESENTAN PARA CONSOLIDAR EL PROGRESO: LA ORGANIZATIVA (un mundo en crecimiento poblacional exponencial y unos sistemas, como el empresarial o el técnico, cada vez más complejos) Y LA ÉTICA (la utilización del progreso en favor de toda la humanidad, con responsabilidad, justicia y equidad). Ambas requieren también de una verdadera revolución en la ERA COGNITIVA: UNA NUEVA MENTALIDAD EN LA ERA DEL CONOCIMIENTO.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

ANEXOS:

Progreso intelectual y material en la historia (Elaboración propia)
 

Crecimiento histórico de la población y la riqueza mundial (Fuente:  Maddison, A. The World Economy: A Millennial Perspective; OECD: Paris, France, 2001)



Crecimiento histórico de la población mundial y hechos históricos relevantes (Fuente: Livi-Bacci (2001, p.27) and UN World Population data)

martes, 25 de octubre de 2016

LAS REVOLUCIONES PENDIENTES EN EL ÁMBITO EMPRESARIAL: UNA CUESTIÓN DE SUPERVIVENCIA


Cada día podemos ver con mayor nitidez que eso que llamamos la transformación digital está creando unas ENORMES POSIBILIDADES de diferenciación y de creación de ventajas competitivas que elevará a los que la aprovechen y desplazará a los que no lo hagan. Precisamente, esta prometedora posibilidad SOLO SERÁ REALMENTE APROVECHADA SI SE DESPLIEGAN DOS REVOLUCIONES PENDIENTES: la ORGANIZATIVA (una disciplina aún poco definida y apreciada) y la ÉTICA (de la que se habla mucho y se hace relativamente poco). El problema es que ni se entienden sus posibilidades, ni su urgencia, ni cómo enfocar su despliegue.

Deberíamos observar y aprender de otra revolución, la REVOLUCIÓN EN LA EDUCACIÓN, que ahora empieza a tomar cuerpo aunque haya profesionales que lleven muchos años trabajando en ella y perfilándola.

EL MUNDO ESTÁ EN UN ENORME PROCESO DE TRANSFORMACIÓN, TANTO POR LOS CAMPOS AFECTADOS COMO POR SUS DIMENSIONES, Y MUY POCOS SON CONSCIENTES DE ELLO.

En los últimos años hemos hecho de eso que llamamos la ‘TRANSFORMACIÓN DIGITAL’ el nuevo foco de atención en lo que se refiere a la gestión empresarial. No nos hemos atrevido a llamarlo ‘Revolución digital’ por nuestra natural prudencia pero somos conscientes de que los cambios que se están produciendo en este terreno son de enorme calado y entrarían dentro de lo que podemos llamar las revoluciones positivas.

Somos menos conscientes de que la transformación digital solo será realmente aprovechada SI CAMBIAMOS OTROS PLANTEAMIENTOS. Dicho de otra forma, conseguiremos un provecho mediocre e insuficiente de la transformación digital si solo lo utilizamos para hacer lo mismo de siempre con las nuevas herramientas y posibilidades. Por el contrario, aquellos que se atrevan a repensar su negocio, y a adecuarlo de tal forma que aprovechen las oportunidades actuales, serán los que se asegurará la supervivencia y el progreso.

Mi percepción (tanto subjetiva como basada en la información, propia y ajena, que he podido revisar, es que solo una minoría está enfocándose adecuadamente, mientras que la mayor parte del tejido empresarial sigue prefiriendo refugiarse en las rutinas conocidas para evitar la complejidad de modernizar sus empresas o puestos de trabajo. Eso sí, hablar de la nueva moda, hablamos todos, y como si fuéramos verdaderos expertos. Pero de lo que se habla a lo que se hace hay una enorme distancia.

Realmente, la transformación digital posibilita dos revoluciones (o transformaciones disruptivas, si se prefiere) que, a su vez, permiten aprovechar todo su potencial. El nuevo escenario requiere de nuevos protagonistas (o protagonistas renovados).

La primera es la REVOLUCIÓN ORGANIZATIVA, entendiendo organización en un sentido amplio, afectando a las actividades y procesos, a las personas y a las instituciones intra-empresariales, al diseño del futuro y la evaluación del presente; en definitiva, a todo el entramado empresarial. Este es un ámbito en el que se han hecho avances pero en el que quedan muchos pasos por dar, muchos de ellos trascendentales. Y lo primero que se precisa es tomar consciencia de su importancia, ponerla en un primer plano entre los deberes a realizar, y trabajarla a fondo.

Utilizando términos pugilísticos, se podría decir que a nuestras organizaciones les falta pegada: damos muchos golpes pero con limitada contundencia y efectividad. O más concretamente: damos muchos golpes al aire y muy pocos al cuerpo. Una organización mejorada detecta el objetivo, la estrategia, las acciones a desplegar y los recursos con los que contar para tener éxito en sus aspiraciones.

La segunda es la REVOLUCIÓN ÉTICA. De ética se ha hablado mucho desde hace ya años, ahora más en su vertiente de la Responsabilidad Social Corporativa, pero ocurre lo mismo que con otras modas mientras siguen siendo modas: se habla mucho y se va haciendo muy poco a poco. La revolución ética afecta a las relaciones entre los diferentes profesionales y, más allá, entre estos y su entorno humano y físico. Concretamente, se refiere a cómo nos relacionamos, cómo cooperamos, cómo nos cohesionamos, de qué principios y reglas nos dotamos para mantener relaciones provechosas y satisfactorias en el mundo empresarial (más allá, incluso, del llamando “entorno laboral”). En un mundo como el que viene, será condición imprescindible modificar sustancialmente esta parcela para sobrevivir empresarialmente.

Mencionaba en la presentación de este artículo otra revolución que está actualmente tomando forma, aunque haya muy buenos profesionales que llevan décadas trabajando en ella: la REVOLUCIÓN EN LA EDUCACIÓN, que está transformando radicalmente la forma de enseñar en las aulas y que, en mi opinión, será el factor más relevante para que la revolución organizativa y la revolución ética se consoliden en las próximas décadas (Fundación Telefónica está haciendo una gran labor de impulsión y difusión que se puede consultar en su web). Hablo de décadas y no de años puesto que los cambios que se precisan afectan a la esencia misma de nuestra cultura social y requieren de un cambio muy importante en nuestra mentalidad.

Insisto en que los cambios que se están produciendo en las tecnologías de la información y de las comunicaciones solo son la antesala de los cambios que ya se empiezan a producir, y que se prolongarán durante años, en la forma en que trabajamos y colaboramos en el ámbito empresarial (y, más allá, en cualquier ámbito de nuestra vida hasta extremos impensables). Quién sepa asumir el reto, además de sobrevivir, tomará ventaja.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

martes, 28 de junio de 2016

¿REALMENTE QUEREMOS ACABAR CON EL DRAMA DEL PARO? ¿A QUÉ ESPERAMOS? LAS RECETAS (POLÍTICAS) QUE FUNCIONARÁN


¿Queremos acabar con los altos niveles de desempleo estructural? Pues no es imposible, ni mucho menos. La gran dificultad no es ni siquiera la complejidad de las medidas a aplicar. Nuestro gran problema es nuestra arcaica mentalidad. Por eso, la solución pasa por sanear nuestra visión del mundo, aceptándolo tal y cómo es hoy, y ser lo suficientemente valientes para aplicar las medidas que funcionen. Sin olvidar que debemos afrontar con rigor las dificultades que se presentarán.

En este (extenso pero necesario) artículo realizo un ANÁLISIS DETALLADO y planteo MEDIDAS MUY CONCRETAS.

Campaña de CÁRITAS
Desde la crisis del petróleo de mitad de la década de los setenta del pasado siglo llevan nuestros políticos intentando reducir el nivel de desempleo de nuestro país. ¡Y EN CUARENTA AÑOS NO LO HAN LOGRADO!!! Reconociendo de antemano que las cifras reales de desempleo deben ser menores que de las que muestran las estadísticas oficiales, pero sin olvidar que la cantidad de infra-empleo (legal o sumergido) debe ser alarmante, me tiro a la piscina para PONER EL DEDO EN LAS LLAGAS NO RESUELTAS y plantear en un ESQUEMA DE ACCIONES QUE INCIDAN EN LAS CAUSAS DE ESTA LACRA Y APORTEN UNA SOLUCIÓN REAL.

APROXIMACIÓN A LAS CAUSAS REALES DEL ALTO NIVEL DE DESEMPLEO ESTRUCTURAL:

A destacar:

  1. Una clase política que, teniendo en sus manos las principales herramientas de actuación (CAPACIDAD LEGISLATIVA, POLÍTICA ECONÓMICA, LABORAL, FISCAL, etc) no las ha utilizado o no lo ha hecho adecuadamente. Creo que en unas ocasiones HA FALTADO CLARIDAD DE IDEAS pero no voluntad (y los PREJUICIOS IDEOLÓGICOS obsoletos han tenido un gran protagonismo), en otras ocasiones HA FALTADO VOLUNTAD REAL, y, por último, considero que ha habido momentos en las que no se ha conseguido recabar el acuerdo de los AGENTES SOCIALES (asociaciones empresariales y sindicatos), siempre muy necesario para avanzar con cierta ligereza y seguridad.
  2. Sea como fuere, nunca ha habido la VOLUNTAD REAL o la VALENTÍA de atajar el problema. De haberse afrontado, por ejemplo, con la rotundidad que se enfrentó la mejora de la red de carreteras, que tantas inversiones concentró (creando muchos puestos de trabajo, pero solo de carácter temporal), ya no hablaríamos de esta lacra.
  3. Una CULTURA EMPRESARIAL y una CULTURA LABORAL entre la población emprendedora y trabajadora que dificulta la fluida creación de empresas y su supervivencia a largo plazo (por ejemplo, visión cortoplacista en el primer caso y negativa valoración del emprendedor en el segundo caso). Este problema es muy grave por cuanto puede genera una debilidad estructural que dificulta su viabilidad y desarrollo. Por supuesto hay empresas donde la colaboración entre empresarios, directivos y trabajadores es ejemplar, aunque sean muy pocas.
  4. A grandes rasgos, la solución no pasa por hacer más leyes y cada vez más complicadas (como ocurre en nuestro complicado país), ni pasa por aplicar la justicia con un cierto barniz ideológico, ni por fomentar la mala imagen de unos u otros. LA SOLUCIÓN PASA POR SANEAR: conseguir que cada actor asuma sus responsabilidades, actúe con seriedad, se desprenda de dogmatismos, prejuicios y encasillamientos pueriles, analice la realidad con sensatez, e instrumente las soluciones que sí funcionarán. Para ello es preciso que se reconozcan, se respeten y trabajen en equipo todos los actores.

MIS RECETAS PARA ACABAR CON LOS ALTOS NIVELES DE DESEMPLEO:

  1. ¡FORMACIÓN! ¡FORMACIÓN! ¡FORMACIÓN! Pero añadiendo otro tipo de formación a la que ya hay: Fomento del espíritu emprendedor y cultivo de las competencias que se precisan para que ese espíritu consolide un mayor y mejor tejido empresarial. Favoreciendo una mentalidad más positiva y, a la larga, provechosa, por supuesto. Los recursos necesarios solo pueden ser canalizados (al menos en un primer momento) desde instancias públicas.
  2. Consolidación de un BUEN SISTEMA DE AYUDAS PÚBLICAS AL EMPRENDIMIENTO y a la consolidación empresarial. La buena solución nunca debería ser curar la enfermedad, sino PREVENIRLA. A iniciativa y coordinación pública.
  3. ESTABLECER INSTRUMENTOS LEGALES que acaben realmente con la corrupción y el trasiego de dinero fácil. No sólo es el problema de la corrupción con fondos públicos: el dinero negro, las empresas fantasmas, los trabajadores no dados de alta en la Seguridad Social y los salarios ridículos. SE DEBEN APLICAR CON SERIEDAD Y RIGOR ESOS INSTRUMENTOS (no solo vale con crearlos, como tantas veces ocurre) por parte de las autoridades competentes, judiciales y políticas. Nuevamente, se debe realizar en base a la iniciativa pública, legislando, dotando de recursos suficientes a la justicia (dejando de interferir tan exageradamente en su funcionamiento desde el ámbito político) y encauzando los recursos a los sectores con más posibilidades de crecimiento y desarrollo.
  4. INCREMENTAR SENSIBLEMENTE EL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL. Su reducido importe permite la creación de empresas con graves carencias o finalidades poco éticas, y que subsisten aprovechándose de los bajos salarios y, en general, del subempleo. Estas empresas son, además, un grave estorbo para la creación de empresas serias y respetuosas con la legislación y las buenas prácticas puesto que cumplir con la legalidad es más caro. Dicho de otro modo, no se debe permitir la entrada de empresas mediocres que aseguran su competitividad en base a sus malas prácticas para no degradar la seriedad y la calidad del parque empresarial. La iniciativa para ponerlo en marcha está, una vez más, en el sector público.
  5. Establecer unas FORMULAS CONTRACTUALES MÁS EXIGENTES, y un SISTEMA DE INSPECCIÓN QUE EVITE EL FRAUDE Y EL ABUSO. Es más: no hay que limitar el abuso; hay que IMPEDIR QUE TENGAN LA POSIBILIDAD DE ENTRAR EN EL SISTEMA y lleguen a crear una empresa. Nuevamente, la iniciativa está en el sector público.
  6. FAVORECER EL ENTENDIMIENTO ENTRE EMPRESARIO Y TRABAJADOR (más allá de favorecer el entendimiento entre organizaciones empresariales y sindicatos, que tan importante es también). Es un verdadero despropósito este secular mal entendimiento cuando es la única alternativa provechosa para ambas partes (solución win-win): el trabajador necesita de empresarios que le ofrezcan un (buen) empleo y los empresarios necesitan de (buenos) trabajadores que le ayuden a sacar su empresa adelante. Es imprescindible entender el importante rol que juega cada parte y respetarlo, valorarlo y recompensarlo adecuadamente.
  7. Responsables políticos, estamentos empresariales y sindicales, y sistema judicial deberían trabajar al unísono: NO SON ENEMIGOS, SINO LOS COLABORADORES NECESARIOS PARA QUE AUMENTE LA RIQUEZA y se consiga, por tanto, un MAYOR BIENESTAR PARA TODOS.

Insisto en un punto: la solución no pasa por poner reglas que resten flexibilidad a la economía y la hagan más rígida: así solo se consigue que nuestro tejido empresarial sea reducido, ineficiente, y generador de poco y mal empleo. La solución pasa por FAVORECER LA FLEXIBILIDAD sobre la base de UNA LEGISLACIÓN QUE SEA FLEXIBLE PARA LOS BUENOS EMPRENDEDORES Y EMPRESARIOS, E INTOLERANTE PARA AQUELLOS QUE QUIEREN HACER NEGOCIO sobre planteamientos sustentados EN LA CHAPUZA Y LA MALA FE.

UNA ACLARACIÓN MUY IMPORTANTE PARA UN CONCEPTO MUY MAL ENTENDIDO: Tal vez se pueda pensar que mayor flexibilidad laboral es sinónimo de poco empleo y mala calidad de empleo. Eso solo es una media verdad fruto del desconocimiento y de prejuicios especialmente nocivos. Flexibilidad puede ser perfectamente sinónimo de un tejido empresarial sano, altos niveles de ocupación, altos niveles de recaudación (que no limiten la competitividad de la economía), riqueza y bienestar social. LA CUESTIÓN NO RESIDE EN SÍ SE DEBE APLICAR O NO LA FLEXIBILIDAD (EL FALSO E IMPRODUCTIVO DEBATE), SINO EN CÓMO SE DEBE DISEÑAR Y APLICAR, siempre sobre la base de que se respete escrupulosamente la legalidad y se fomente un sano espíritu de colaboración.. ¡Cambiemos el chip de una vez!

¿REALMENTE QUEREMOS ACABAR CON EL PARO? PUES SEAMOS MÁS SERIOS: liberémonos de dogmatismos ideológicos, analicemos el mundo y nuestra sociedad con seriedad y apostemos por medidas que realmente funcionen (QUE SÍ LAS HAY).

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)