lunes, 20 de febrero de 2017

¿REALMENTE QUIERES QUE AFLORE EL TALENTO?


Hablamos, hablamos, hablamos y hablamos sobre el talento. ¿Pero realmente dejamos que aflore?

“Construí mi talento
en los hombros del talento de alguien más”

Michael Jordan (1963 - …)


Lanzo esta pregunta porque lo cierto es que en la MENTALIDAD DE NUESTRA ÉPOCA, dominada por el culto al éxito (medida mayoritariamente en términos de acumulación de poder y propiedades materiales) y la febril competitividad subsecuente, NO FAVORECE que se dé una buena disposición al reconocimiento del talento ajeno. Es más, en nuestra pugna diaria podemos llegar a utilizar dos estrategias para destacar y tener éxito: DESPLEGAR NUESTRAS PROPIAS HABILIDADES y elevarnos por encima del resto o, por el contrario, BLOQUEAR Y NEUTRALIZAR LAS HABILIDADES AJENAS para que no destaquen sobre las nuestras (con el consecuente daño para mantener un ambiente cooperativo).

UN SENCILLO CHEQUEO PARA SABER CÓMO TE POSICIONAS
¿Quieres saber si en tu área de responsabilidad eres permisivo con el talento ajeno? Hazte preguntas como las que indico a continuación y analiza detenidamente tus respuestas…

  1. ¿Te basta con coordinas las funciones y los objetivos con tu equipo o eres de los que necesitas decir a cada cual lo que tiene que hacer en cada momento?
  2. ¿Das espacio para que los demás desplieguen su iniciativa y talento, o eres de los que tienes que copar el territorio para mantener tu hegemonía?
  3. ¿Dejas margen para que los demás actúen según sus propios criterios en pos de los objetivos que se les hayan marcado o tienen que adivinar como lo harías tú?
  4. ¿Necesitas controlar lo que hace cada cual o te es suficiente con contrastar los resultados?
  5. ¿Te sientes incómodo quedándote en un segundo plano, especialmente si el protagonismo lo tienen otros que consideras que están por debajo de tu nivel?
  6. ¿Necesitas sentirte un escalón por encima y ser el centro de atención?
  7. ¿Eres de los que se guarda la información y la va soltando con cuentagotas para tener a tu equipo siempre pendiente de ti?
  8. ¿Puedes llegar a sentir celos de los logros de los demás? ¿El éxito ajeno te hace sentir apocado?
  9. ¿Te incomoda la crítica dentro de tu equipo?
  10. ¿Dejas que los compañeros ajenos a tu equipo te hagan críticas o sugerencias? ¿Te hacen sentir mal? ¿Lo tomas seriamente en cuenta? ¿Lo agradeces?

UNAS SENCILLAS PROPUESTAS (QUE NOS CUESTA MUCHO SEGUIR)
Si quieres que el talento sea la mejor arma de tu organización DEBES DEJAR QUE AFLORE y tome protagonismo. ¡Pero hacerlo de verdad! Debes permitir que se despliegue en libertad y con CONFIANZA, que responda al mandato de una sana MOTIVACIÓN y que encuentre su sitio y su camino allá donde surja.

Nadie está en contra del talento ajeno pero solemos poner demasiadas trabas a su despliegue, ya sea mediante BARRERAS visibles o, más habitualmente, ocultas. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla: la INCERTIDUMBRE (por no llamarlo inseguridad) ¿Ante qué? ¿Qué tememos? Destacaré dos factores que lo generan y están estrechamente ligados a la mentalidad de nuestra época, que comenté al inicio:
  1. TEMOR A PERDER NUESTRO ESTATUS (formal o informal, de derecho o de hecho). Alguien que pueda demostrar un mejor desempeño o una mayor creatividad, por ejemplo, puede cuestionar implícita o explícitamente nuestro estatus. En ocasiones llegamos a la conclusión de que es conveniente bloquear el talento ajeno ante la dificultad de salir mal parados ante una posible comparación.
  2. TEMOR A PERDER EL CONTROL del desempeño de nuestro equipo. No sólo queremos que se obtenga un resultado: en muchas ocasiones necesitamos, además, saber que se está haciendo de una determinada manera para que nos quedemos tranquilos. No confiamos plenamente en el potencial de nuestro equipo o, simplemente, queremos mantener la atención para que no haya desviaciones. Si lo importante es que se hagan las cosas y que se hagan bien, debemos dar confianza y dejar hacer para que nuestro equipo adquiera experiencia y autonomía. ¿No es lo que nos gusta que se haga con nosotros?
Nos olvidamos de una máxima muy sencilla: DEBEMOS OCUPAR EL LUGAR NATURAL QUE NUESTRAS CAPACIDADES Y ASPIRACIONES NOS PERMITEN. Forzar la situación por un mal entendido significado de lo que es el éxito solo nos trae enemistades y malas experiencias. No hay otra solución más que ser (lo que somos) y dejar ser (a cada cual, lo que es).

En definitiva, si quieres que tu negocio prospere (contigo) y sentirte parte de un equipo humano especial, deja que el talento aflore y aprovecha la ventaja de contar con él, sin importar que, al final, cada cual llegue hasta dónde puede llegar. Las personas, cuando dejamos de preocuparnos en defender una posición en una jerarquía (que seguramente no tiene ningún sentido) es cuando empezamos a DISFRUTAR DE LO QUE HACEMOS Y DE LAS PERSONAS CON QUIENES LO HACEMOS.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

lunes, 13 de febrero de 2017

LAS TRES CLAVES FUNDAMENTALES PARA QUE UNA ORGANIZACIÓN PROGRESE


¿Qué puede hacer que una organización destaque por su CAPACIDAD DE ADAPTARSE al entorno superando las condiciones desfavorables (las llamadas “amenazas”) y PROGRESAR APROVECHANDO LAS OPORTUNIDADES que surjan? Por supuesto, y como siempre, la respuesta está en sus HABILIDADES INTRÍNSECAS, nada más. Lo que explica la capacidad de na empresa para desenvolverse siempre está puertas adentro.


“El progreso depende de seres que son innovadores,
que rechazan los convencionalismos
y que modelan sus propios mundos”

Wayne Dyer (1940 – 2015)


Como en casi todas las realidades complejas, la capacidad de progresar de una organización depende de bastantes factores que, por otra parte, no tienen el mismo peso en todos los escenarios ni en todos los momentos. Sin embargo, ME VOY A CENTRAR EN TRES DE ELLOS que considero especialmente relevantes en todo momento y situación. Son FACTORES RADICALES puesto que se encuentran en la raíz misma del impulso que mueve la acción humana.

FACTOR 1. DEJARSE LLEVAR POR LAS PROPIAS INQUIETUDES Y EL INCONFORMISMO
Para crear progreso hay que INNOVAR, y para hacerlo hay que tener un punto de inconformismo con el estado presente de las cosas. Sin inconformismo hay CONTINUISMO, el sustento del ESTANCAMIENTO. El espíritu humano tiene una tendencia innata hacia la admiración y la creación de belleza y una sana inquietud natural por realizar una aportación única para mejorar lo que heredó. Inquietud e inconformismo son el motor del progreso.
FACTOR 2. LIBERAR LA MENTE PARA FACILITAR LA ACTUACIÓN DEL SENTIDO COMÚN
Otro factor decisivo. Solemos pensar que el acopio de conocimientos es suficiente para propiciar soluciones mejoradas. Es cierto que una buena inmersión en el ámbito de conocimiento de que se trate, facilita enormemente innovar para progresar pero en este bosquejo falta la chispa, y esa chispa es el sentido común: esa capacidad que tenemos para ENTRELAZAR EL CONOCIMIENTO Y VISUALIZAR POSIBILIDADES QUE ESTÁN OCULTAS y realmente creativas. Además, no siempre funciona sobre la base del conocimiento especializado. En otras ocasiones destaca, por ejemplo, al aprovechar el paralelismo que puede darse entre realidades de muy diferente naturaleza. En cualquier caso, el sentido común despunta cuando puede comunicarse en un entorno que no penalice o ridiculice el error. Si no es así, se bloquea y puede llegar a convertirse en un 2sentido” atrofiado.
FACTOR 3. SUPERAR LAS RESISTENCIAS DE LOS GRUPOS DE BLOQUEO
El progreso necesita de tiempo, como todo. Necesita ser CULTIVADO Y CUIDADO con mimo. Necesita de una IMPULSO CONSCIENTE Y CONSTANTE, así como de un ESFUERZO MANTENIDO y de un PROPÓSITO MOVILIZADOR (lo que llamamos “motivación” o “vocación”). El progreso es fruto de la acción creativa desplegada con convicción, motivación y empeño. Todos estos ingredientes hay que cuidarlos y favorecerlos, justo lo contrario de lo que muchas veces encontramos. Los intereses de poder, los grupos de presión, los círculos de influencia, los privilegios adquiridos se aglutinan en GRUPOS DE BLOQUEO QUE DESINCENTIVAN Y FRENAN EL PROGRESO por el peligro que puede suponer para el mantenimiento de sus intereses. ¿Admiramos y favorecemos el talento? ¿Impulsamos la creatividad y el progreso? Por desgracia, en la mayor parte de los casos, solo si no cuestionan directa o indirectamente los intereses ya consolidados e institucionalizados.

En muchos casos, por desgracia, se puede encontrar un cuadro realmente triste: el “establishment” (el poder establecido) no dedica su tiempo a liderar el progreso sino a perpetuar su poder, para lo que crea estructuras de difícil acceso en las que concentra y acapara el poder de decisión. En estos casos, la organización se estanca, pierde su capacidad de adaptación y progreso, huye el talento y se entra en un CÍRCULO VICIOSO DE EMPOBRECIMIENTO COMPETITIVO. En mi opinión, este es uno de los factores que propicia el fracaso empresarial.


El progreso necesite un IMPULSO y que NO SE CERCENE. Gestionar adecuadamente las organizaciones para potenciar el sano funcionamiento de estos tres factores mencionados es decisivo para la SOSTENIBILIDAD y el PROGRESO de las mismas. Y a poco que se utilice el SENTIDO COMÚN se puede hacer realmente bien…

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

martes, 7 de febrero de 2017

¿POR QUÉ ORGANIZACIÓN Y ÉTICA VAN A SER MUCHO MÁS DECISIVOS EN EL FUTURO?


“En lugar de buscar a gente extraordinaria para hacer un trabajo,
se debe diseñar el trabajo de tal manera
que la gente ordinaria pueda realizarlo”

Joseph O’Connor – Ian McDermott

EL MUNDO QUE DEJAMOS Y EL MUNDO AL QUE NOS DIRIGIMOS (Y QUE YA ESTÁ AQUÍ)
Todo el mundo hablando de talento, de cómo captarlo y seducirlo, ¡y viene alguien a cambiarnos el paso! No, no es tanto. Uno de los objetivos prioritarios del PROGRESO debe ser crear PROCEDIMIENTOS SENCILLOS (como siempre ha pretendido).Tan sencillos cómo sea posible. Para hacer sencillos los procedimientos de usuario (las rutinas repetitivas) debemos trasladar la complejidad a los SISTEMAS OPERATIVOS, que podrán soportarla si lo mecanizamos y automatizamos al máximo. Esto requiere de mucho talento (ahí lo tenemos) y de TECNOLOGÍA PUNTA (que también está ya a nuestro alcance). No debemos renunciar a la sencillez pero tampoco nos debe asustar la complejidad. El TALENTO seguirá siendo imprescindible, pero debemos conseguir que se aproveche en lo que realmente tiene importancia y es necesario.

Esa frase de cabecera que he utilizado, publicada por sus autores ¡en 1997!, antes de que atisbáramos la envergadura del boom digital, define la esencia del GRAN SALTO CUALITATIVO (y la revolución pendiente) que se debe producir en el ÁMBITO ORGANIZATIVO. Un cambio que no solo debe afectar al mundo de la empresa (a cómo trabajamos) sino que debe abarcar a la sociedad en su conjunto (cómo vivimos y nos relacionamos en sociedad) y debe implicar inexorablemente al ÁMBITO CONCRETO DE LA ÉTICA (qué valores inspiran nuestras relaciones). Implica un CAMBIO DE MENTALIDAD que se está empezando a producir ya y que se prolongará, hasta consolidarse durante las próximas décadas, nos guste o no. Como siempre habrá quien lidere el cambio y quien se vea arrastrado; quien se vea impulsado y quien sea arrollado. Es necesario, por tanto POSICIONARSE muy bien.

Si al hablar de tecnología podemos decir que el futuro ya es presente (con un amplísimo recorrido aún), yo diría que en el ámbito organizativo y ético el futuro nos está esperando. Hemos hablado mucho y se han llevado a cabo experiencias más que gratificantes y ejemplares en diversos países, pero UN NUEVO PARADIGMA, AÚN POR SINTETIZAR, NOS ESTÁ ESPERANDO.

Actualmente, el mundo se sustenta, fundamentalmente, sobre postulados y mentalidades basadas en soluciones organizativas y éticas cuyos EFECTOS NEGATIVOS cada vez son menos asumibles y asumidos. Precisamente, la transformación digital, va a ser la puntilla que termine por rematar a ese “estado de las cosas” cuyos cimientos se empezaron a socavar con el estado del bienestar en el siglo pasado (curiosamente, su legado más brillante)

En este mundo donde el pasado aún florece porque nos resistimos a mirar al incomodo e incierto futuro (como siempre, por cierto); en este momento que vivimos, que no es más que el preludio de una ETAPA DE TRANSICIÓN Y DESCONCIERTO, debemos ir asentando NUEVAS BASES que permitan que el progreso no sea una experiencia ingrata y dolorosa para la humanidad.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA “ORGANIZACIÓN”?
Desde las empresas y desde los organismos sociales se debe reevaluar la FORMA DE INTEGRAR AL SER HUMANO EN ESTAS INSTITUCIONES. Se debe compatibilizar el uso de la tecnología con el papel de las personas en la empresa: productividad y bienestar, como metas irrenunciables. El papel del ser humano debe dejar de tener tanta relevancia en la ejecución (el día a día) PARA QUE EL DISEÑO (en su sentido más amplio: plan, procedimiento, modelo, maqueta, prototipo, etc) SE DECANTE COMO FACTOR DECISIVO. Se deben crear herramientas (y se están desarrollando ya) para automatizar el trabajo de ejecución, a la vez que se debe “diseñar el trabajo” (crear procedimientos) para hacer que sea lo más sencillo y automático posible. No es que se elimine la complejidad pues, al contrario, se incrementa; pero se relega al ámbito tecnológico y procedimental mediante el diseño de estructuras y sistemas complejos. Por tanto, contar con personas de especial talento va a seguir siendo fundamental, pero no debe ser talento “ejecutivo” sino “VISIONARIO” y “CREATIVO”. Los mejores ya marcan ese camino.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA “ÉTICA”?
En ese mundo que va asomando puede resultar fácil que crezca el desempleo, que aumente la desigualdad en la valoración del trabajo y en la distribución de la riqueza. Sin embargo, una sociedad cada día más culta, compleja y exigente demandará un TRABAJO DIGNO y un ENTORNO LABORAL AMABLE en el que la persona pueda desarrollar su potencial y relacionarse cooperativamente (más que competitivamente, como ocurre en la actualidad), disfrutando de lo que hace y consigue. O se actúa con espíritu integrador y se acometen con rigor los retos y riesgos que tenemos a la vuelta de la esquina, o el mundo se volverá un lugar peligrosamente inestable. Hoy por hoy, con solo levantar la vista, podemos ver un anticipo de lo que digo.

El ser humano debe inspirarse en unos valores que AÚNEN INDIVIDUALIDAD Y COLECTIVIDAD de forma armónica, superando sesgos discriminatorios y actitudes potencialmente conflictivas. Esos valores ya están ahí (de hecho, siempre han estado ahí) pero nunca han llegado a conformar la mentalidad mayoritaria. Hasta ahora… Dado que prevalecerán muy pronto, quien encare el futuro con rigor, esfuerzo, creatividad y buena voluntad, estará situándose en una posición que le permitirá afrontar el futuro con confianza.


Insisto, EL MUNDO NUNCA VA A VOLVER A SER MÁS SENCILLO DE LO QUE FUE AYER (excepto si ocurre una hecatombe): como siempre, será más complejo, con sistemas más complejos, sean visibles o no. Lo importante es que esa complejidad no deje de ser manejable y esté siempre al servicio de la humanidad.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

jueves, 2 de febrero de 2017

UNIFICAR “LAS INTELIGENCIAS” PARA ENTENDER Y ACTUAR MEJOR


La ESPECIALIZACIÓN nos ha llevado a fragmentar tanto el conocimiento que llegamos a planteamientos defectuosos y modas un tanto absurdas. Si la especialización es IMPRESCINDIBLE como herramienta de análisis y sistematización del conocimiento, no será válida si no se revisa como PARTE DE UN TODO (sistema) más amplio. Además, su aplicación práctica debe realizarse siempre RESPETANDO EL CONTEXTO E INTEGRÁNDOSE INTERPRETATIVAMENTE en la realidad. Debemos corregir el rumbo.

“Cada día sabemos más y entendemos menos”

Albert Einstein (1879 - 1955)


Desde que Daniel Goleman acuñó el término INTELIGENCIA EMOCIONAL no han dejado de surgir más y más tipos de inteligencias. La última de la que he tenido noticia es la “inteligencia conversacional”. Crecen como setas… Esto me recuerda a otra moda actual: la de las punto cero. Dos punto cero, tres punto cero… referidas a cualquier área de conocimiento. He llegado a ver hasta la cuatro punto cero recientemente, relacionada con los recursos humanos. Tanto AFÁN DE IMPRESIONAR nos traiciona.

No comparto esta pasión, ni por FRAGMENTAR todo (perdiendo de vista el todo) ni por las MODAS aplicadas sin sentido. Ya sé que vende, pero dudo que se le haga un verdadero favor al conocimiento y al ser humano, más allá del dudoso beneficio cortoplacista en ventas o en resultados económicos.

Reconozco las VENTAJAS DE SECCIONAR EL CONOCIMIENTO, las de crear y utilizar términos que faciliten su visualización y difusión, y las de servirse de todo ello con fines publicitarios. Pero no comparto esa obsesión por parte de aquellos especialistas que, carentes de una visión de conjunto, convierten su área de conocimiento en un REINO DE TAIFAS que realza sus virtudes en base a aislarla, hasta cierto punto, del contexto y de la realidad. En estos casos preocupa más “ser alguien” y tener un lugar en el olimpo de las autoridades, que hacer avanzar el conocimiento.

Cuando se trata de lo que llamamos las “HUMANIDADES”, las ciencias sociales o las ciencias llamadas “del hombre” (léase “ser humano”), estos planteamientos tienen un punto ciego muy amplio y un recorrido muy corto. El ser humano es una realidad lo sumamente compleja como para no olvidar nunca la INFINITA VARIEDAD DE ARISTAS A CONTEMPLAR. Cada ser humano es una realidad única en forma y tiempo, que vive en un momento único de la historia y que, por tanto, la forma y efectividad con la que interactúe en su medio también es única, sin que pueda ser analizada coherentemente sin reparar en el todo, interno y externo.

Por eso, tanta COMPARTIMENTACIÓN DE LA INTELIGENCIA puede llevar a CONCLUSIONES ENGAÑOSAS. Si a ello sumamos nuestra pasión por desarrollar modelos teóricos, muy útiles, pero que no se adecúan al contexto concreto de cada caso, podremos vernos abocados a planteamientos y prácticas poco productivas.

Creo que va siendo hora de REIVINDICAR LA “INTEGRIDAD” DEL CONOCIMIENTO, una visión “multidimensional” (o “multi-especializada”, para entendernos mejor) que engarce e interprete adecuadamente las diferentes partes del todo para llegar a entender adecuadamente la actividad humana y al ser humano mismo. Teniendo, para ello, en cuenta lo que nos enseña la TEORÍA DE SISTEMAS, que recalca que las propiedades del sistema no tienen por qué coincidir con las propiedades de las partes; de la misma forma que el análisis del todo descompuesto en sus partes (áreas de especialización, en este caso) no lleva a ninguna parte puesto que el todo descompuesto pierde sus propiedades como tal.

Creo hay que seguir defendiendo la especialización “teórica” del conocimiento, pero sólo cuando se asegure que va a ofrecer “CONOCIMIENTO Y SOLUCIONES PRÁCTICAS” INTEGRADAS E INTEGRALES. Solo sobre esta vía evitaremos callejones sin salida y haremos progresar a la humanidad.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)

jueves, 26 de enero de 2017

EL ÉXITO NUNCA ES FRUTO DEL AZAR:
SABER ACOTAR, ESTRUCTURAR, DESTILAR, MODELAR Y PILOTAR (*)


Cualquier realidad dinámica (como una empresa) es un SISTEMA normalmente formado, a su vez, por sistemas e integrado en otros sistemas: toda una RED DE COMPLEJIDAD QUE DIFICULTA SU GESTIÓN. Cuando nos proponemos actuar sobre un sistema para obtener un resultado debemos acotar la realidad, estructurar la información, destilar el conocimiento, conformar un modelo y “manipularlo” con maestría. Toda una labor de diestro pilotaje. Bon voyage!

“La vida es complejidad y casi siempre complicaciones”

Fernando Savater (1947 - …)

“El pez rojo no puede concebir la complejidad de los océanos
desde la quietud de su acuario”

Yasmina Khadra (1955 - …)


Cuando asumimos la responsabilidad de sacar adelante un reto, una actividad o un resultado (empresarial o no) solemos enfrentarnos a una REALIDAD COMPLEJA QUE DEBEMOS DOMINAR CONCEPTUALMENTE: conocerla y comprenderla. Solo después podremos actuar con suficientes garantías de éxito.

Estructurar y aprehender la realidad implica una serie de exigencias que resultan extremadamente complejas pero que ADECUADAMENTE AFRONTADAS NOS PONEN EN UNA PRIVILEGIADA POSICIÓN para alcanzar el éxito:
  1. RECOPILAR toda la información relevante
  2. ORDENAR la información de tal manera que el resultado permita descomponer y, de ser necesario, jerarquizar sus elementos en círculos de homogeneidad.
  3. ESTABLECER LA LÓGICA DE TODO EL CONJUNTO en base a la interrelación entre los elementos integrantes, fundamentalmente de tipo causal (relaciones causa-efecto cruzadas), teniendo en cuenta los diferentes estados que puede adoptar cada elemento (por ejemplo, las diferentes actitudes que puede adoptar una persona ante una situación)
  4. DEFINIR LA DINÁMICA DEL SISTEMA, la lógica de sus movimientos y de sus reacciones ante cambios, tanto en su entorno como en su composición interna. Al llegar a este punto, es justamente cuando LA INFORMACIÓN PASA A SER CONOCIMIENTO; cuando los datos pasan a ser HERRAMIENTAS DE CONQUISTA DEL FUTURO.
De esta manera, conociendo adecuadamente la realidad sobre la que queremos intervenir, podremos conseguir HACER MÁS PREVISIBLE EL FUTURO y alcanzar dos objetivos básicos:
  1. TOMAR DECISIONES OPERATIVAS (TÁCTICAS, en el corto plazo) con mayores garantías de que sean eficaces y minimicen efectos secundarios no deseados.
  2. SELECCIONAR LAS ESTRATEGIAS MÁS ADECUADAS en función de las metas y objetivos deseados, y establecer los planes de acción más convenientes en el largo plazo. Sin olvidar que el éxito será el resultado de un acertado conocimiento del sistema en el que nos movemos y no de nuestras supuestas dotes adivinatorias.
De alguna manera, lo que hacemos es CONSTRUIR UN MAPA DEL TERRITORIO o, mejor dicho, un MODELO / esquema del funcionamiento de la realidad. Sería algo similar (que no igual) a elaborar un MANUAL DE FUNCIONAMIENTO de cualquier máquina, pero teniendo en cuenta que es muy posible que la realidad sea un sistema mucho más complejo debido al número de ELEMENTOS intervinientes, a los ESTADOS que estos pueden adoptar, y a las RELACIONES que se pueden establecer entre ellos en función de su número y estados posibles.

Una vez que sabemos cómo debemos maniobrar ¿TODO RESULTARÁ SENCILLO? EN ABSOLUTO. Una cosa es saber qué debemos hacer y otra, muy diferente, hacerlo bien. Tratándose de realidades o entornos complejos (como el del mundo empresarial) queda lo más difícil: ser lo suficientemente diestros como para RECOPILAR LA INFORMACIÓN Y CONVERTIRLA EN CONOCIMIENTO RELEVANTE. Si hacemos caso de las estadísticas referidas al lanzamiento de negocios, nuestra destreza es limitada: aproximadamente, un 50% de los negocios muere durante el primer año de vida, y el 80% durante los primeros cinco años. En una abrumadora mayoría de los casos la causa suele ser un proyecto (visión, proyección) mal planteado. Dicho de otro modo, no se alcanzó el CONOCIMIENTO necesario para tomar las DECISIONES más adecuadas y DISEÑAR UNOS PLANES exitosos.

Cuando decidamos EMPRENDER (sea en el entorno que sea, que no solo tiene por qué ser en el de creación de empresas) debemos saber cómo ENFOCAR nuestros pasos, evitando que la improvisación adquiera un papel protagonista. Los consejos que he dado aquí orientan ese TRABAJO PREVIO a la puesta en marcha de un proyecto y permite, posteriormente, avanzar con mejor criterio en lo que muchas veces resulta ser una confusa realidad.
(*) Dado que no me voy a extender más, una aclaración sobre ese último paso: pilotar. Pilotar supone actuar (unas veces siguiendo un plan y otras improvisando, cuando el plan tenga lagunas o no resulte suficientemente válido), controlar, reconducir y perfeccionarse. También tiene su alto grado de complejidad. Justo aquello de lo que gustan los artistas. Y es que emprender es todo un arte…
Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la PYME
(original autentificado)