TALENTO EN LA NUEVA ERA: DE RETOS, RIESGOS, ALTERNATIVAS, COMPETENCIAS… Y MÚSICA PARA MINORÍAS


"En una revolución, como en una novela,
la parte más dificil de inventar es el final"

Alexis Tocqueville (1805 - 1859)


Cuando buscaba un título para mi libro de poemas (y prosa poética) me surgió uno que me gustó especialmente. Al pronunciarlo tenía un cierto toque reivindicativo que me agradaba especialmente: “MÚSICA PARA MINORÍAS”

AFP
Estamos viviendo un periodo de transformación de gran envergadura propiciado por el vertiginoso progreso de las tecnologías asociadas a la robotización y a la gestión de la información y de las comunicaciones. En su seno se están produciendo mutaciones de gran calado en nuestros hábitos, especialmente sociales. Todo esto, en un principio, no es que afecte especialmente a nuestra naturaleza constitutiva, pero si que nos ofrece unas posibilidades de acción e interacción inimaginables hace unas décadas. De la misma manera que, en el lado negativo de la balanza, da pie a que se agudicen determinados hábitos y algunas obsesiones.

En estos tiempos, por ejemplo, el éxito no se mide, de forma preferente, por la calidad de lo que hacemos o el impacto que tiene en nuestro entorno. Por el contrario, los indicadores que más se utilizan son la rapidez en adoptar las últimas innovaciones tecnológicas y el número de nuestros contactos. En esto se resume nuestra grandeza para muchos.

El avance tecnológico es una increíble posibilidad, pero solo lo será, realmente, si sabemos interiorizarlo sin dejar que distorsione negativamente nuestra humanidad, en su proyección a nivel individual y a nivel social. Veo muchos pasos acertados en este proceso, de la misma forma que veo planteamientos erróneos, fruto de unas hábitos asumidos sin cuestionamiento alguno y convertidos en modas masificadas. Y veo que nos entregamos con inconsciente satisfacción a un futuro que tiene tremendos riesgos y retos (por nombrar el mayor, la enorme cantidad de puestos de trabajo que van a dejar de existir en muy pocos años: ¡la mitad de los actuales! según Eric Pelletier, Vicepresidente de Alibaba Group).

Si lo que buscamos es un mundo mejor (que creo que sí) tal vez deberíamos determinar con claridad meridiana cuál es la naturaleza de los impulsos que nos mueven y hasta qué punto son el fiel reflejo de nuestra naturaleza o la consecuencia de una postura pasiva y de seguidismo. Si queremos evitar que a esta época de gran optimismo le siga otra de graves decepciones sería conveniente matizar la tendencia que se da actualmente en la sociedad y “desmasificarnos” hasta un cierto punto. Y lo podemos hacer promoviendo y ejerciendo una humilde reivindicación de nuestra singular personalidad, y reclamando con sensatez y serenidad nuestro potencial creativo. Todo ello sin tener que renunciar a un mundo más integrado y a un entorno más colaborativo: cantar en grupo, ¡perfecto!, pero sin diluir totalmente nuestra inconfundible voz. Y sin tener miedo a que el posible éxito no sea un éxito de masas. Reivindicar el propio yo… Reclamar la particularidad… Disfrutar también de la MÚSICA PARA MINORÍAS… 

Con este tipo de planteamientos seremos capaces de desarrollar nuestra creatividad, exprimir nuestro sentido práctico, poner en marcha nuevas iniciativas y dar vida a nuevas alternativas: este es el camino menos doloroso (y hasta cierto punto fascinante) para culminar con éxito este periodo de transformación lleno de desafíos. 

Doy la bienvenida a los adelantados de los nuevos tiempos: esos seres humanos que saben nadar cómodamente, y sin perderse, en estos dos océanos tan diferentes y parcialmente contrapuestos: el de la personalidad colectiva y el de la personalidad individual. Este será uno de los grandes rasgos que definirán al talento durante este periodo de transformación. Y esta será una de las competencias más valiosas que habría que buscar (y saber buscar) en muchos candidatos.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS



Tema 144 - Talento en la nueva era de retos, riesgos, alternativas, competencias y música para minorías -
CC by-nc-nd 4.0 -
Emilio Muñoz

Comentarios

Lo + visto

DIRIGIR EN EL SIGLO XXI: LAS LECCIONES QUE HOY NOS PODRÍA DAR PETER DRUCKER

DIRECTIVOS DEL SIGLO XXI: ¿JEFES? ¿CONDUCTORES DEL EQUIPO? ¿COACHERS?

EL PROFESIONAL DEL SIGLO XXI: RESPONSABILIDAD Y AUTONOMÍA

“EL SECRETO NO ES CORRER DETRÁS DE LAS MARIPOSAS…”

ORGANIZACIÓN EN EL SIGLO XXI: EL PODER DE LO INTUITIVO Y DE LOS ESPACIOS REALMENTE COLABORATIVOS

LA TRASCENDENCIA DEL RETO ORGANIZATIVO. RENOVARSE O MORIR