TALENTO, POTENCIAL Y ÉXITO: TRES CONCEPTOS NO NECESARIAMENTE COMPATIBLES. LAS VERDADERAS CLAVES DEL ÉXITO.


"La perseverancia y la determinación son las únicas omnipotentes.
El lema “sigue adelante” ha resuelto y siempre resolverá
los problemas de la carrera humana”

Calvin Coolidge (1872 – 1933)


Antes de nada analicemos detenidamente estas tres definiciones dadas por la Real Academia de la Lengua:

TALENTO: Capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación
POTENCIAL: Fuerza o poder disponibles de determinado orden
ÉXITO: Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.

Stephen Hawking

Visto así, podemos decir que hay un sencillo hilo conductor que enlaza estos tres conceptos: UNA PERSONA CON TALENTO TENDRÁ UN ALTO POTENCIAL PARA TENER ÉXITO EN SUS PROPÓSITOS. Sin embargo, todos sabemos de alguna persona a la que le reconocemos un gran talento y un gran potencial y, sin embargo, terminamos comprobando que no llegan a avanzar por el no tan sencillo CAMINO DEL ÉXITO. ¿Qué ocurre?

Ocurre sencillamente que no estamos contemplando todas las VARIABLES ASOCIADAS AL ÉXITO, de tal manera que en numerosas ocasiones sólo tenemos en cuenta uno o dos de los TRES GRUPOS en los que, personalmente, considero que se deben distribuir los factores explicativos del éxito. Estos tres grupos son:
CAPACIDADES INTELECTUALES Y HABILIDADES TÉCNICAS. Engloban factores que se pueden CULTIVAR Y PERFECCIONAR desde un punto inicial de mayor o menos facilidad, lo que de hecho hacemos, especialmente durante nuestra infancia y juventud. En numerosas ocasiones es el único grupo que tenemos en cuenta al evaluar el talento. Si bien este grupo contiene factores necesarios, NO SON EN MODO ALGUNO DECISIVOS, más aún cuando podemos constatar que todos destacamos técnica e intelectualmente en algo. Lo importante es detectar en qué.

RASGOS DEL CARÁCTER. También relacionados con el TEMPERAMENTO y, en general, con nuestra NATURALEZA o forma de ser innata. Igual que en el caso anterior, engloba FACTORES CONGÉNITOS, pero en este caso son MUCHO MENOS MALEABLES (y, si acaso, lo son en nuestra niñez), se ven afectados fácilmente por el ENTORNO en el que vivimos y escapan muchas veces a nuestra CONSCIENCIA. En definitiva, SON DIFÍCILMENTE MANEJABLES. Sin embargo, este grupo está constituido por factores que NO TIENEN POR QUÉ SER DECISIVOS. Afectan a nuestra visión de la realidad (positiva o negativa) y a la forma como nos situamos en ella e interactuamos con el mundo. Conciernen especialmente a las RELACIONES INTRAPERSONALES E INTERPERSONALES.

VARIABLES ACTITUDINALES. Engloba los factores más complejos y básicos, aquellos que realmente están matizando nuestras capacidades y nuestros rasgos del carácter, de tal manera que SI RESULTAN DECISIVOS para determinar nuestra capacidad de conseguir el éxito en nuestros propósitos. Estas variables son nuestros VALORES (principios de comportamiento admitidos), nuestras CREENCIAS (aquello que nos importa) y nuestras VOCACIONES (aquellas misiones que hacemos nuestras). Por así decirlo, estas variables constituyen nuestro MOTOR VITAL, aquel mecanismo que adecuadamente enfocado es CAPAZ DE GENERAR UN ENERGÍA CAPAZ DE ALTERAR NUESTRAS CAPACIDADES, HABILIDADES Y RASGOS DEL CARÁCTER, IMPRIMIENDO UN IMPULSO QUE PUEDE SUPERAR CUALQUIER DIFICULTAD.
Como podemos imaginar, este tercer grupo de factores es el decisivo, el que hace que personas con un gran talento y potencial nunca lo lleguen a desarrollar, y que, por el contrario, personas dotadas de capacidades inicialmente humildes, lleguen a conseguir objetivos aparentemente imposibles.

COROLARIO: No importa qué capacidades tengas, ni cuál sea tu carácter. No importa el talento que parezcas tener ni el potencial que creas poseer. Ni es relevante lo grandiosas que sean tus metas. Simplemente, adquiere los PRINCIPIOS CORRECTOS, ten FE EN TI MISMO y busca aquellas METAS por las que entregarías tu vida. Cultiva tus CAPACIDADES y HABILIDADES sin descanso. Modela aquellos RASGOS DEL CARÁCTER que te facilitarán las cosas. Y riégalo generosamente con el ELIXIR MÁGICO DEL ESFUERZO DOSIFICADO PERO MANTENIDO. Ciertamente, EL ÉXITO, SERÁ CUESTIÓN DE TIEMPO.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

(P.S.: Repito la cita de Coolidge por su grandiosidad)

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Comentarios

Lo + visto

DIRIGIR EN EL SIGLO XXI: LAS LECCIONES QUE HOY NOS PODRÍA DAR PETER DRUCKER

DIRECTIVOS DEL SIGLO XXI: ¿JEFES? ¿CONDUCTORES DEL EQUIPO? ¿COACHERS?

EL PROFESIONAL DEL SIGLO XXI: RESPONSABILIDAD Y AUTONOMÍA

“EL SECRETO NO ES CORRER DETRÁS DE LAS MARIPOSAS…”

ORGANIZACIÓN EN EL SIGLO XXI: EL PODER DE LO INTUITIVO Y DE LOS ESPACIOS REALMENTE COLABORATIVOS

LA TRASCENDENCIA DEL RETO ORGANIZATIVO. RENOVARSE O MORIR