LIDERAZGO EN TIEMPOS DE CRISIS (EL ESPÍRITU ACÍCLICO)


"Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad.
Un pesimista, ve una calamidad en toda oportunidad"

Winston Churchill (1874 - 1965)


El FACTOR PSICOLÓGICO Y EMOCIONAL se muestra en todo momento como uno de los más relevantes (si no es el que más) a la hora de determinar la marcha de las organizaciones (y de los individuos). Al ser un factor que depende del propio ser humano es trascendental, y yo diría que es EL MÁS DECISIVO.

Siempre he afirmado -como tantos otros antes y después que yo- que lo mejor y lo peor de la persona se muestra en los momentos de dificultad y crisis, como los que vivimos actualmente. Lógicamente, cuando se precisa de nuestras mejores habilidades y actitudes, es cuando demostramos si las tenemos o no, y si sabemos y queremos utilizarlas (con inteligencia, por supuesto). Por eso, en momentos como estos, mientras caen esos a los que podríamos llamar "FALSOS LÍDERES", emergen otros nuevos preocupados por el BIENESTAR PROPIO Y AJENO (y no por el prestigio y la fortuna personal), FUNDANDO LIDERAZGOS POSITIVOS Y CONSTRUCTIVOS.

En los inicios de los periodos de crisis prevalece el DESCONCIERTO. Es así porque el poder, durante los periodos de bonanza, tiende a ser ocupado por un buen número de personas guiadas por la ambición personal. Son expertos en mover los hilos del poder y en manejar voluntades, pero muchas veces carecer de las habilidades o inteligencia para gestionar situaciones difíciles. En estas situaciones, es lógico que se requiera de una RENOVACIÓN que lleve hasta los puestos ejecutivos a PROFESIONALES CON RECURSOS E IDEAS. Huelga decir que, en muchos casos, son líderes anónimos. No en vano, el buen líder no necesita sentarse en la cúpula del poder ni aparentar.

Estos nuevos líderes son personas que velan por el INTERÉS COMÚN, que dan mucho más de lo que terminan recibiendo a cambio, que no actúan por interés personal, que SABEN ENTENDER y situarse fácilmente ante los problemas, y que son diestros en encontrar SOLUCIONES ACERTADAS. Son líderes que dan un PASO AL FRENTE en momentos de incertidumbre, que se muestran cómodos tomando INICIATIVAS ARRIESGADAS, y que, gracias a su comportamiento, TRANSMITEN CONFIANZA y AÚNAN VOLUNTADES.

Son personas imprescindibles que muestran un ESPÍRITU ACÍCLICO, el cual saben transmitir a sus organizaciones. Despiertan OPTIMISMO, ILUSIONAN con sus metas y su ejemplo, movilizan titánicos ESFUERZOS, consiguen constituir EQUIPOS SÓLIDOS y muy productivos, y alcanzan RESULTADOS espectaculares.

Son también personas que COMPARTEN EL ÉXITO con generosidad -hasta con quienes menos lo merecen-, que FACILITAN EL ASCENSO DE NUEVAS GENERACIONES DE LÍDERES, y que, por su honestidad y magnanimidad, dejan que se les cuelen nuevos "falsos líderes". Son LÍDERES DE ÉPOCAS DE CRISIS, el verdadero revulsivo al desconcierto y a la inacción. Son los líderes que nos invitan al esfuerzo generoso y a la apuesta decisiva cuando todos los demás proponemos esperar conservadora e incautamente a ver qué pasa.

Este es el tipo de liderazgo que, hoy por hoy, necesitamos. A esos buenos y verdaderos líderes, que no entienden de ciclos ni de crisis, rindo hoy mi homenaje.

Emilio Muñoz
Soluciones reales de gestión para la empresa

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Comentarios

Lo + visto

DIRIGIR EN EL SIGLO XXI: LAS LECCIONES QUE HOY NOS PODRÍA DAR PETER DRUCKER

DIRECTIVOS DEL SIGLO XXI: ¿JEFES? ¿CONDUCTORES DEL EQUIPO? ¿COACHERS?

EL PROFESIONAL DEL SIGLO XXI: RESPONSABILIDAD Y AUTONOMÍA

“EL SECRETO NO ES CORRER DETRÁS DE LAS MARIPOSAS…”

ORGANIZACIÓN EN EL SIGLO XXI: EL PODER DE LO INTUITIVO Y DE LOS ESPACIOS REALMENTE COLABORATIVOS

LA TRASCENDENCIA DEL RETO ORGANIZATIVO. RENOVARSE O MORIR